Sesión 9

La lectura para el martes 8 de marzo es

MILLER, Simon
1999 “«Junkers» mexicanos y haciendas capitalistas, 1810-1910: la hacienda mexicana entre la independencia y la revolución” en Margarita Menegus y Alejandro Tortolero (coords.), Agricultura mexicana: crecimiento e innovaciones. México: Serie Lecturas de Historia Económica Mexicana, Instituto Mora – El Colegio de Michoacán – El Colegio de México – Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM, 127-173.

Acerca de Manuel Bautista-González

I am a doctoral candidate in United States History at Columbia University in the City of New York. I specialize in American economic, business, entrepreneurial, financial, banking and monetary history. For my dissertation at Columbia, I study the concurrent use of domestic and foreign currencies as means of payment and their relationship with interregional and external trade circuits and financial markets in antebellum New Orleans. I am also interested in Mexican and Latin American history, global history, the history of economic thought, the history of economics as discipline and profession, the methodology of economics and economic history, as well as the broader relationship between history, economics and other social sciences.
Esta entrada fue publicada en Sesiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

29 respuestas a Sesión 9

  1. Villegas Sandoval Julio Adrián dijo:

    Miller plantea el desarrollo de las haciendas desde la Colonia hasta la época Porfiriana. Durante la Colonia las haciendas aprovecharon los beneficios del trigo monopolizando este mercado, ya que se necesitaba de gran capital para invertir, haciendo a un lado a sus competidores campesinos, aunque estaban sujetos a los altos costos de almacenamiento y transporte. La independencia no provoco daños graves a la infraestructura de las haciendas, sin embargo, llevo la economía a una profunda recesión que fue agravada por la escasez de dinero circulante y la falta de mano de obra. Ante esta situación los terratenientes redujeron al mínimo el cultivo directo y se concentraron en el arrendamiento (aparcería), debido a los altos costos derivados de los altos salarios, aunque la relativa estabilidad después de la ejecución de Maximiliano llevo a los terratenientes a extender poco a poco el sistema de cultivo directo.
    El factor transporte juega un papel muy importante en el desarrollo de las haciendas, debido a que este limitaba su crecimiento por sus altos costos y hacía inviable el aumento de la escala productiva, asimismo, provocaba una gran variabilidad de los precios aun en las mismas regiones. Por ello, la introducción del ferrocarril fue un incentivo para la inversión aumentando la producción en un 130% de 1860 a 1890 (en maíz y trigo), ya que la demanda creció por la apertura de nuevos mercados. Por otro lado, el crecimiento poblacional hasta antes de la Revolución llevó a una caída de los salarios, que de alguna manera era compensado por el aumento de las horas de trabajo por trabajador. El autor concluye que aunque para el Porfiriato la hacienda estaba compuesta por una burguesía rural emergente, la mecanización de la agricultura era limitada debido a las rigideces de los procesos productivos.
    Podemos concluir que México para principios del siglo XX, tenía poco tiempo de lograr establecer un sistema capitalista de producción en su sector agrícola (encabezado principalmente por las haciendas), provocado principalmente por varios factores como los conflictos políticos, los altos costos de transporte, la escasez de mano de obra etc. Pero lo más interesante, es que hay un atraso relativamente largo en comparación con países como Inglaterra y Estados Unidos, donde la consolidación de su sector agrícola fue parte del siglo XIX. Estos países para el siglo XX ya estaban en plena industrialización y en México apenas estaba emergiendo el sector primario. De todos los factores antes mencionados, a mi parecer el que más influyó en el atraso económico en México, fue la falta de infraestructura vial y los altos costos de transporte, ya que tomando como referencia Inglaterra, en la primera mitad del siglo XIX desarrollaron caminos y canales para potenciar el desarrollo económico a través de la disminución de costos en este rubro. En general la infraestructura vial es de las bases primarias para el desarrollo económico y en México tardo muchos años en llegar.

  2. ARTURO ROJAS MORENO dijo:

    Como podemos apreciar en la lectura nos muestra las dificultades que presento México para llevar acabo una modernización de la hacienda feudal, y que fue necesario un levantamiento agrario parta poder romper con el dominio feudal, la revolución mexicana.
    La Revolución de 1910 trató de rectificar el rumbo de la nación en todos sentidos. Se propuso liquidar el régimen feudal ; transformar al país mediante la industria y la técnica; acabar con su dependencia cultural, económica y política; reinstaurar una verdadera democracia social; hacer de México una nación moderna pero sin traicionar sus orígenes. La Revolución quería recuperar un México fiel a sí mismo que se quitara de encima un orden social, político y cultural falso que impedían ver al verdadero México.
    México contaba con mucho campesino, ya que la agricultura era la principal actividad económica del país, En el siglo XIX hubo una destrucción de infraestructura, capital y mano de obra, esto provoco que para las haciendas fuera mas redituable alquilar sus tierras en vez de cultivarlas directamente; debido a que la ganancia en la época no podía existir en un mercado deprimido; además para que el negocio fuese redituable se necesitaba invertir –con un amplio riesgo- en un propio sistema de trenes de mulas. La otra forma de conseguir una ganancia, sin recurrir a la inversión del transporte, es la de atesorar el producto agrícola –sobre todo el maíz, por obvias razones- para que en un determinado momento cuando este escaseara, se subiera el precio hasta obtener cuantiosas ganancias.
    El maíz principal cultivo de la meseta central represento un problema para los hacendados antes de la lucha de independencia por la saturación de los mercados con el maíz producido por los peones que rentaban la tierra de las grandes haciendas, ante este hecho en muchas ocasiones la producción del maíz era incosteable para las haciendas. Para comienzos del Porfiriato y con los nuevos implementos en los sistemas de irrigación que dejaban a un lado el temporal las grandes haciendas comenzaban a retomar el control del mercado del grano.
    La hacienda mexicana es un claro ejemplo de la trasformación en el modo de producción y de la creación de el capitalismo mexicano.

  3. Sánchez Carrasco Tania Karen dijo:

    El sector agrícola resulta ser tema de interés en la historia de cualquier país, ya que el desarrollo y consolidación del mismo es el primer paso para comenzar con la industrialización. Por esta razón, Miller trata en la lectura el tema del desarrollo de la hacienda en México, tomando como punto de partida la colonia hasta llegar al Porfiriato.
    Durante la colonia el monopolio del trigo fue un factor importante del que se valieron las haciendas para financiar la inversión, a su vez dejaron de lado a los campesinos que representaban en cierta medida competencia para las mismas, sin embargo se encontraron con ciertos obstáculos tales como los altos costos de almacenamiento así como los de transporte. Tras la independencia, se tiene como principal problema la escasez de dinero así como la de mano de obra, lo cual lleva al país a una etapa de recesión, sin tener gran impacto en la infraestructura de las haciendas. Por último se habla de las haciendas durante el Porfirito, en donde se da un gran peso a la relación existente entre las haciendas y el transporte (este ultimo visto como factor determinante del crecimiento de las mimas) es como podemos retomar el tema e importancia del ferrocarril que como se ha visto en lecturas anteriores, es gracias a su intromisión como medio de transporte que se da la expansión de los mercados, incrementando a su vez la demanda y por ende la producción; en este caso particular de cultivos como el maíz y el trigo (1860-1890).
    En conclusión, el sector agrícola en México se consolida apenas a principios del siglo XX, lo cual en comparación con países como Inglaterra y Estados Unidos (cuya consolidación se remonta al siglo XIX), se puede explicar el notorio atraso en el proceso de industrialización en que se ha visto sumergido México, siendo el factor principal del mismo, desde mi punto de vista, la falta de infraestructura y la inexistencia de un medio de transporte que anterior al Porfiriato con la intromisión del ferrocarril, hiciera posible la disminución de los costos.

  4. Eduardo Pinto dijo:

    Las haciendas monopolizaron el mercado del trigo en la época de la Colonia, eliminando a los campesinos, aunque esto no provoco daños graves a la infraestructura de las haciendas, si llevo a la economía a una profunda recesión que se agravó aun mas por la escasez de dinero circulante y la falta de mano de obra se dio tras la Revolución de 1910. Después de esta situación los terratenientes redujeron al mínimo el cultivo directo y se concentraron en la aparcería, debido a los altos costos. El transporte juego un papel muy importante en el desarrollo de las haciendas, la introducción del ferrocarril fue un incentivo para la inversión, ya que la demanda creció tras la apertura de nuevos mercados. El sector agrícola en México se consolida a principios del siglo XX, en comparación con países como Inglaterra y Estados Unidos, México queda muy rezagado respecto de los otros países.

  5. Jaimes Cabrera Pedro dijo:

    En esta obra, el autor Simon Miller, hace un enfasis trascendental en el proceso de transformación que sufrieron las haciendas dentro del desarrollo de la actividad agrícola nacional, esto emanado desde la época de la colonia hasta la época porfirista. Estas eran las encargadas del manejo principal de las grandes masas de producción agrícola obtenidas en cada ciclo productivo, por lo que gracias a la sobresaliente cantidad de capital, poseían una gran capacidad productiva pero tenían problemas con los espacios de comercialización, esto debido a las precarias condiciones de los servicios de transporte.

    Esta monopolización de los factores de la producción, así cómo el acaparamiento el proceso de arrendamiento en el manejo rígido de los procesos productios de las haciendas, llegó al Porfiriato en un proceso de incertidumbre, por la falta de incentivos en los procesos de innovación económica, así cómo los procesos de sobreexplotación centrados en la concentración de los recursos, lo que ocasionó un alto costo de almacenamiento acompañado de la falta de visión en el desarrollo de los transportes, fueron factores importantes para la pérdida de competitividad de los productos agrícolas.

  6. Becerra Cruz Luis Alberto dijo:

    La hacienda muchas veces ha sido objeto de discusión por la revolución que esta causo al tener problemáticas sociales de distintas magnitudes. Pero casi todas las críticas carecen de profundidad, pues si bien es cierto que la situación del proletario agrícola no era muy buena, también es de notar que la hacienda no estaba en una situación muy prometedora antes del Porfiriato.
    La hacienda enfrentaba muchos problemas, muchos de los cuales se derivaban del problema de las comunicaciones, las cuales como se sabe, estaban muy arcaicas, y poco funcionales para un mercado que, aunque aumentaba su demanda, no existían los medios para poder llegar hasta la ubicación geográfica de los mercados. Muchos de los hacendados tenían problemas para distribuir su producción, llegando a niveles bajos de ganancia e, inclusive hasta nulos.
    El “enganche” del trabajador hacia el trabajo obligado hacia los hacendados por medio de las tiendas de raya o algunas otras prácticas que endeudaban al trabajador para con el Hacendado, es una tendencia propia de una escasez de mano de obra, pues los hacendados necesitaban quien les trabajara las tierras y buscaron la forma de obtener esa mano de obra que tanto requerían. Sin embargo este tipo de prácticas directa o indirectamente, fue fundamento para el movimiento armado de 1910.
    Cabe mencionar también que no todos los jornaleros vivían en situaciones precarias, algo que ha sido muy explotado, sino también había quienes tenían ciertos derechos otorgados por el hacendado.
    La dirección que tomo la agricultura durante el siglo XIX parece ser que no tenia otra alternativa para logar objetivos de una economía dirigida al ámbito liberal, sin embargo, en mi opinión, el texto pierde un poco de objetividad al justificar al hacendado con el comportamiento del mercado y la baja infraestructura del país, pues si bien no está bien exagerar en el trato de los jornaleros, por ninguna de las dos partes.

  7. Elena Hernández Vázquez dijo:

    En esta lectura Simon Miller hace un análisis de la hacienda del siglo XIX, que eran vastas extensiones señoriales que eran consideradas feudales por sus métodos arcaicos de producción así como un manejo autosuficiente y coercitivo de endeudamiento de peones. Sin embargo en la lectura el autor da un paso para que la hacienda sea vista como un reflejo de las condiciones mexicanas y no únicamente como una imposición extranjera.
    Este artículo pretende aportar al debate de la clasificación económica de la hacienda, hacer un juicio que pondere como la hacienda desplegaba los rasgos híbridos de una institución tradicional ante un nuevo panorama económico. Empresarial pero no precisamente capitalista.

    Los datos del artículo se refieren a la región del Bajío que en la época de la conquista dominaban los Chichimecas. Otras áreas tocadas de estudio son San Luis Potosí, Zamora y Chalco. Pero todas con condiciones favorables climáticas y agronómicas para la cría de ganado y el cultivo de maíz y trigo.
    Podemos concluir que la creciente producción lucrativa de las haciendas en estos sectores y el consiguiente aumento de la producción a través del campesinado arrendatario y el aumento de las rentas fue una de las causas de la insurrección independentista. Este suceso arrasó con la demanda y llevó al país a una profunda recesión, y en este punto en contraste con otros autores como John Coatsworth quien considera que el papel de la minería ha sido exagerado por la historiografía, aquí los autores anotan que los daños al dínamo de la economía –la industria minera platera- fue la causa de tal recesión.

    Las circunstancias que orillaron a los hacendados a retirarse de sus tentativas de producción de cultivo directo y refugiarse en la antigua práctica de rentar sus tierras a los labriegos fueron la escasez de dinero y de fuerza de trabajo, sin embargo para 1910 la figura del campesino arrendatario independiente prácticamente no existía.

    La producción de trigo representó una buena opción para los hacendados ya que requería de una inversión que los campesinos no podían realizar, de modo que el mercado no estaba tan saturado como el del maíz. En la zona que comprende el estudio también se toma como factor la virginidad del suelo. Sin embargo debía afrontar los pésimos transportes y para que el negocio saliera a flote debían manipular el mercado con inteligencia con los precios como la variable clave.
    El análisis pasa por tierras no muy favorecidas agronómicamente hablando, que sin embargo también se organizaron en una producción capitalista, que a pesar de conseguir nimias ganancias dejan ver con su sola existencia que las cosas estaban cambiando. El principal factor negativo para la hacienda según el autor fue la inestabilidad política, ya que a la muerte de Maximiliano y el arribo de la paz se registró incluso un sobre abasto de trigo en Querétaro.
    La llegada de los ferrocarriles fue un parte aguas para la producción hacendaria, ya que con esto la producción aumentó en promedio 130%, sin embargo las regiones más alejadas fueron marginadas de este bondadoso crecimiento. A la producción maicera también le fue favorable la implementación del ferrocarril aunque las ganancias fueron aseguradas en mayor parte por un cambio en la estructura productiva.

    La renta de las tierras a los campesinos antes de la independencia reducía al mínimo las ganancias hacendarias. Por ello surgió la aparcería a mediados del siglo XIX, donde la hacienda se desligó de costos que antes asumía y liberó así sus ganancias al conseguir una gran parte del trabajo del aparcero sin pagar por ella. Así los dos tipos de aparcero: el mediero y el cuartero son las formas de transición a la producción capitalista, pues el primero sólo poseía una parte de sus medios de trabajo y el segundo no tuvo otra cosa que vender más que su fuerza de trabajo.

    El esplendor de la hacienda se alcanzó a mediados del Porfiriato y es la variedad de cultivos como el chile, jitomate, camote, chayote, lenteja y los productos ganaderos como carne, lecho y queso lo que demuestra la revitalización de la hacienda.

    Durante la revolución la hacienda se mantuvo produciendo, y sus trabajadores estuvieron apaciguados durante la lucha campesina.

    Los salarios fueron desiguales entre las regiones y entre las distintas jerarquizaciones y éstos no estuvieron a la par de la inflación.
    Así concluyentemente podemos observar que lejos del panorama feudal de la hacienda se encuentra una burguesía rural emergente. Sin embargo la imputación hacia este modo de producción como fuente de atraso del desarrollo del país por su rechazo hacia la modernización puede ser bastante válida, aunque el autor lo atribuye también a la holgazanería del peón y a su rebeldía. Además identifica una inversión selectiva por parte de la hacienda que prefería invertir primero en irrigación y luego en herramientas.
    Me parece un estudio interesante de la hacienda mexicana ya que echa luz en la transición capitalista de nuestra nación y en las circunstancias que llevaron a la avaricia e inhumanidad del hacendado a someter al campesino.

  8. SANCHEZ DOMINGUEZ ANA KAREN dijo:

    En la lectura se toma muy en cuenta el papel del feudal en la hacienda y de los “obstáculos” que se tuvieron para llegar a un sistema de producción capitalista. Se considera la hacienda como una comunidad social (como un poblado independiente), por lo tanto se ve como los principios (la fuente) de la producción capitalista.
    Durante el periodo colonial se puede decir que la producción fue severamente desorganizada aunque la infraestructura básica de la economía agraria sobrevivió durante este periodo, sin embargo el dinamismo de la economía se vio muy afectado.
    Cuando la revolución de 1910, la figura del campesino arrendatario independiente había sido completamente desplazada por un régimen estricto de administración de las haciendas, y el sistema de plantación del cultivo directo, tenían un control indisputable.
    El factor del transporte había sido tomado en cuenta desde hace mucho tiempo, en cuanto a que el costo y la ineficiencia de los servicios de flete quitaban críticamente ganancias a la agricultura y creaban excedentes y deficiencias con catastróficas fluctuaciones de precios aun entre las localidades más próximas.
    La rápida extensión de la red ferroviaria abrió un buen panorama para la producción ya que la transportación era más “fácil” y llegaba a lugares más alejados, por lo que las ganancias se vieron favorecidas.
    OPINION:
    La Hacienda tuvo un papel demasiado importante en la economía mexicana dada la importancia de la agricultura en el país, pero este sistema no proporcionaba las ganancias adecuadas ya sea por el sistema feudal que aun se manejaba o por el transporte, este ultimo por los latos costos que generaba, aunque sin duda el ferrocarril dio la pauta para crear nuevas y mejores rutas que incrementaron los ingresos. La lectura da un panorama amplio del papel de la Hacienda y de los transportes, así como de las semillas y la población.

  9. Ana Maria Cachu Martinez dijo:

    A través de esta lectura es posible apreciar las condiciones bajo las que se encontraba el sector agrícola durante el periodo 1810-1910; donde dicho periodo inicia con en el año de la guerra de independencia y concluye con la lucha por la devolución de las tierras al campesinado. Dentro de los problemas que se destacan en el comienzo del mencionado periodo se encuentran que las condiciones feudales bajo las cuales trabajaban los campesinos, basadas en el endeudamiento de los mismo; la escasez de moneda circulante en la Nueva España, cuestión que dificultaba el comercio; poco interés en el desarrollo agrícola, lo cual se fundamentaba en la baja calidad de los trabajadores mexicanos, pocas ganancias, entre otros. Sin embargo con la introducción del ferrocarril y debido a que las tierras de la colonia poseían mayor fertilidad que las de España el interés en este sector aumenta, principalmente debido a que con el desarrollo de los transportes se logra una importante reducción de los costos así como las estabilidad económica que se vicio durante el porfiriato y el crecimiento demográfico. De tal manera que la mejor época de este sector se encuentra durante el porfiriato, época en la cual se diversificaron los productos agrícolas. Durante la Revolución la estructura bajo la cual se encontraban las tierras y por tanto los trabajadores de las mismas se ve modificada, así como la duración del trabajo en sí mismo y por ende, los salarios. Tanto el desarrollo como el desempeño del sector agrícola dejaba mucho que desear en comparación con otros sectores, principalmente con el minero.
    Opinión:
    La periodicidad que abarca esta lectura me parece primordial, ya que está marcada por los inicio de la lucha de independencia, por tanto se ven los cambios que tuvo la agricultura durante este periodo así como una vez establecida la independencia, donde debía de esperarse un mejor manejo del sector, en cuestiones de igualdad de distribución y por tanto de beneficios, sin embargo estas cuestiones se ven más concentradas, lo cual no implico necesariamente un buen aprovechamiento de las tierras.

  10. Ruiz Ortiz Scarlet Allison dijo:

    En la lectura “Junkers mexicanos y haciendas capitalistas, 1810-1910: la hacienda mexicana entre la independencia y la revolución de Simon Miller, se plantea principalmente el desarrollo de la agricultura en la colonia y sus características más importantes, entre las que destaca: el arrendamiento o aparcería de los terratenientes para poder disminuir los altos costos que la mano de obra ocasionaba, pero el sistema de cultivo directo tuvo que irse extendiendo. Otra forma de obtener ganancias fue mediante el transporte, ya que aligeraba los costos y los riesgos que implicaban el traslado de diversos productos como el maíz o el trigo. Uno de los principales problemas que se originó en esa época fue que el maíz tuvo una sobreoferta debido sobre todo, a lo mencionado anteriormente; el arrendamiento hizo que los campesinos cultivaran la tierra, y al ser el maíz una cosecha de mucha demanda, se comenzó a producir de más este producto.
    Conclusiones:
    Lo que podemos destacar de ésta época es que México ha sido un país con gran rezago no sólo industrial o de desarrollo y crecimiento económico, México ha tenido un rezago importante en la agricultura, comparándolo con países como Inglaterra y Estados Unidos. La introducción del ferrocarril como medio alternativo para poder transportar los diversos productos y granos, fue una característica ventajosa para dinamizar la economía del país. Otra característica de suma importante es la falta de mano de obra y la escasez de dinero que provocaron una profunda recesión en México, pero también se debe de considerar la falta de visión para el crecimiento y el desarrollo económico, que redujo la inversión extranjera y nacional en nuestro país.

  11. Yàñez Macias Nadia Alexandra dijo:

    En la lectura se toma en cuenta lo que fueron las haciendas en México desde la etapa colonial hasta el porfiriato, tomando como punto de partida al sector agrícola y su gran influencia en este desarrollo; la gran cantidad de capital que era manejado eran visibles en la gran producción agrícola por ciclo productivo. Se tratan los problemas que tuvo la hacienda para desarrollarse plenamente, entre ellos estaba el asunto de las comunicaciones y transporte que no permitían un alcance mayor en los mercados, en el caso del transporte era bastante caro y esto le quitaba ganancias a los agricultores; aún con los métodos de producción tan rezagados la hacienda es vista para el autor como un reflejo de las condiciones que tenía la economía mexicana. Al llegar la revolución el antiguo régimen de los campesinos arrendatarios se va desplazando por la de un régimen bastante estricto en cuanto a la administración de la hacienda y sus cultivos (bajo un control directo) como en el caso también los cultivos fueron monopolizándose como en el caso del trigo (aunque el maíz fuera uno de los principales cultivos), aún así los cambios en las comunicaciones y transportes notablemente influyeron en cuanto a la creación del ferrocarril por ejemplo que facilitó la apertura hacia nuevos mercados. Siguiendo más adelante también el reparto de tierras fue un factor importante, y la forma de organización misma dentro de las haciendas fue requiriendo de condiciones distintas para desarrollarse.

    Como opinión personal, las haciendas nos pueden decir muchas cosas sobre la forma de organización dentro de la agricultura y el reflejo de la forma de vida de los que trabajaban en ellas, las haciendas fueron en su momento (si no se hubiesen olvidado por completo no hablaríamos en pasado) fuerte impulso en la economía mexicana y no sólo por el lado comercial sino que también alimentó a muchas familias, como siempre ha sido la historia el rezago de las condiciones materiales y económicas no se propició para dar un salto más adelante que en otros países. Hoy en día muchas haciendas han sido del todo abandonadas y no queda más que decir que nuestra situación actual no es ni parecida a la época revolucionaria ni mucho menos a la colonial, las necesidades son distintas y las condiciones también, los cambios en la forma de organización dentro de las haciendas tendría que ser más acelerado para satisfacer las condiciones actuales, hoy en día las haciendas son reflejo de un casi total abandono.

  12. José David Muñoz López dijo:


    La lectura de Simon Miller se centra principalmente en el análisis del desarrollo de las haciendas a partir de los cambios que sufrieron en el régimen de producción a lo largo el siglo XIX. El autor demuestra que las diferencias en la estructura de producción, los problemas políticos, las inversiones en infraestructura, el uso generalizado de trabajo asalariado, así como la ineficiencia del transporte y la desigual distribución de las tierras incidieron en gran medida en las características cualitativas del campo mexicano en cada periodo de cuestión.

    Comentario:

    Desde mi punto de vista la falta de eficientes vías de comunicación fue el principal factor que afectó el desarrollo del campo mexicano. El problema más grande que heredó la colonia al México independiente fue la falta de planeación regional. Desde la colonia existió una gran disparidad regional que prevaleció a lo largo de todo el periodo, las grandes distancias entre los mercados, como lo mencionó el autor, significó el incremento de los costos lo que conllevó a deficiencias catastróficas en las fluctuaciones de los pecios. El gobierno debió de haber enfrentado este problema con políticas de integración regional para mejorar la dinámica de la economía, de tal manera que contribuyera con el desarrollo tanto en el aspecto económico, como social.

  13. José Pablo Monzón Garcia dijo:

    La lectura nos plantea como fue que las haciendas fueron tomando fuerza hasta llegar a desplazar totalmente a los campesinos, los cuales fueron despojados totalmente de sus tierras las cuales pasaron a ser propiedad de los terratenientes y hacendados. Al principio del surgimiento de las haciendas el principal problema fue la comunicación que se tenía con las ciudades y los grandes tiempos que se empleaban para llevar los productos de la hacienda a las ciudades del país, es a que cuando gracias a la invención del ferrocarril esto se vio superado ya que minimizaba los costos. Algo que es bastante criticado por parte de las haciendas es el arrendamiento por parte de los terratenientes. Lo cual provoco que el país entrara en una recesión temporal la cual después se agravo debido a la sobreproducción de maíz.
    Comentario: Las haciendas fueron creadas con el fin de administrar y maximizar la producción de las tierras mediante la minimización de los costos parecían que funcionarían pero al pasar el tiempo se vio que estas no sirvieron y solo provocaron un desequilibrio económico y social dentro de las sociedad mexicana el cual era bastante obvio hasta finales del “Porfiriato”.

  14. Pamela Valdivia Bolaños dijo:

    Miller, Simon
    “«Junkers» mexicanos y haciendas capitalistas, 1810-1910: la hacienda mexicana entre la independencia y la revolución”

    Hechos importantes en el desarrollo de la agricultura antes del Porfiriato se pueden resumir desde el periodo de 1790 y 1810 con la liberalización del comercio, 1833 con el fin del cobro de diezmo y en 1856 con la abolición de la propiedad corporativa. Y después giro que se dio en el Porfiriato.

    En la época colonial las haciendas tenían muchos privilegios, se les dio el monopolio del trigo, quedando ellos como grandes productores y fuente de riqueza, ya que la población se concentraba alrededor de las haciendas y toda la vida económica dependía del sector agrícola. El crecimiento de la producción agrícola en el periodo colonial se dio de distinta forma en la región norte y en el centro, ya que mientras el aumento de la producción en el norte se debió a la incorporación de nuevas tierras que antes eran baldíos, en el centro se debió a la incorporación de tierras mediante arrendamiento. Cuando el movimiento de Independencia surge las haciendas empiezan a perder su mano de obra, y el medio de transporte (carretas) se hace inseguro por los asaltos. En el porfiriato creció el mercado interno por el ferrocarril, hubo más posibilidades de exportar y creció la diversificación de productos.

    La agricultura mexicana ha pasado por muchos cambios a través de los años desde ser el sector más importante hasta ser un sector olvidado, Lo importante e interesante es ver cómo se desarrollo este sector. La variedad de cultivos que se fueron dando con el tiempo dejando atrás al maíz, y cosechando también henequén o tabaco. La agricultura sin duda es un sector muy importante al que se le debería seguir apoyando.

  15. Pamela Valdivia Bolaños dijo:

    Miller, Simon
    Hechos importantes en el desarrollo de la agricultura antes del Porfiriato se pueden resumir desde el periodo de 1790 y 1810 con la liberalización del comercio, 1833 con el fin del cobro de diezmo y en 1856 con la abolición de la propiedad corporativa. Y después giro que se dio en el Porfiriato.

    En la época colonial las haciendas tenían muchos privilegios, se les dio el monopolio del trigo, quedando ellos como grandes productores y fuente de riqueza, ya que la población se concentraba alrededor de las haciendas y toda la vida económica dependía del sector agrícola. El crecimiento de la producción agrícola en el periodo colonial se dio de distinta forma en la región norte y en el centro, ya que mientras el aumento de la producción en el norte se debió a la incorporación de nuevas tierras que antes eran baldíos, en el centro se debió a la incorporación de tierras mediante arrendamiento. Cuando el movimiento de Independencia surge las haciendas empiezan a perder su mano de obra, y el medio de transporte (carretas) se hace inseguro por los asaltos. En el porfiriato creció el mercado interno por el ferrocarril, hubo más posibilidades de exportar y creció la diversificación de productos.

    La agricultura mexicana ha pasado por muchos cambios a través de los años desde ser el sector más importante hasta ser un sector olvidado, Lo importante e interesante es ver cómo se desarrollo este sector. La variedad de cultivos que se fueron dando con el tiempo dejando atrás al maíz, y cosechando también henequén o tabaco. La agricultura sin duda es un sector muy importante al que se le debería seguir apoyando.

  16. Edgar Domínguez dijo:

    Durante la época colonial las haciendas se encargaron de monopolizar el trigo para desaparecer la competencia que significaban los campesinos, ya que necesitaban un gran capital de inversión y estaban subyugados a precios altos de almacenamiento y tenían conflictos con a distribución de sus productos debido al transporte, debido a esto al finalizar la Independencia le recesión se vio agravada por la carencia de mano de obra y de dinero circulante. Debido a ésta recesión, los terratenientes encontraron más rentable dedicarse al arrendamiento que a la producción agrícola. Durante el Porfiriato la hacienda se vio compuesta por una burguesía rural creciente mientras la agricultura se veía limitada por la rigidez de procesos productivos. La demanda creció con la entrada del ferrocarril en el periodo de 1860 a 1890 ya que provocó la apertura de mercados. El desarrollo y consolidación del sector agrícola marca el inicio de la industrialización.
    El análisis que elabora Miller sobre la hacienda nos ilustra la transición que sufre nuestro país para llegar al capitalismo. El sector agrícola de nuestro país logra consolidarse a principios del siglo XX gracias al ferrocarril, contrario al norteamericano que lo hace en el siglo XIX, de éste modo entendemos en enorme retraso en la industrialización que hay en México.

  17. Ocampo Alvarado Raymundo dijo:

    En la lectura de Simon Miller, se enfoca a la agricultura, a compararla con la de los países industrializados, ya que habla de que en el siglo XX México apenas estaba avanzando a otros procesos, tratando de industrializarla, en cambio países como Estados Unidos e Inglaterra tenían ya su agricultura sólida en la industrialización. Así como la baja productividad y los altos costos que tenían al transportar sus productos a otras regiones, hacían que la agricultura no despegara como podría, además de las inversiones que se necesitaban para implementar nuevas técnicas.
    Por lo que cuando el transporte tuvo sus mejoras con el ferrocarril, disminuyendo costos y tiempo de traslado de los productos, con lo que llevo a una cadena, para que los hacendados que ya habían monopolizado la producción de trigo, pudieran ahorrar. Otros factores que no permitían esto era la falta de incentivos para hacerlo y la falta de mano de obra en este sector, por lo que llevo a un atraso muy rezagado en comparación con las potencias industrializadas ya mencionadas. Circunstancias que orillaron a los hacendados a retirarse de sus tentativas de producción de cultivo directo y refugiarse en la antigua práctica de rentar sus tierras a los labriegos fueron la escasez de dinero y de fuerza de trabajo, sin embargo para 1910 la figura del campesino arrendatario independiente prácticamente no existía.

  18. Lesly Jamileth Rodríguez Muñoz dijo:

    En esta lectura se analizará el papel que jugaron las haciendas desde 1810 hasta 1910, la conquista de los terratenientes y el apoderamiento de grandes cantidades de tierra gracias al despojo de los campesinos constituyó el paso para que el campesinado indígena se redujera al grado de peonaje endeudado sujeto a la imposición del señor. A través de este periodo comienza la formación de grupos independentistas a lo cual se sumaron gran cantidad de campesinos lo que ocasionó que los hacendados cambiaran la forma de producción directa debido a los altos costos, reducción de trabajadores y reducción del dinero circulante por el arrendamiento, (aparcería) aquí es importante mencionar que las haciendas no sufrieron daños en su infraestructura pero la Independencia trajo consigo un periodo de recesión al quedar estancada la producción minera (motor de la economía nacional) la tendencia fue abandonada para 1910, ya que el régimen de las haciendas se había intensificado, y la forma de campesino arrendatario, había sido casi desaparecida por completo. Durante las primeras décadas del México independiente, las haciendas se vieron en dificultades económicas, debido a que el precio de su principal producto (el maíz) se redujo los hacendados encontraron una salida en la producción de trigo. Sin embargo, el hacendado afrontaba un otro problema el cual consistía en que el transporte de las mercancías era demasiado costoso y riesgoso. A pesar de que los campos resultaban ser bastante fértiles a comparación con la economía europea. Se supondría un auge de los productos agrícolas mexicanos inundarían los mercados internacionales pese a esto solo se concentró en el abastecimiento del mercado interno. Esta problema encontró su solución gracias a la construcción del ferrocarril, ya que permitió que se disminuyeran los costos de transporte y facilitó la ampliación del mercado interno, el cual estaba reducido a regiones muy pequeñas. Con lo cual la producción agrícola pudo crecer y encontró nuevos centros de distribución. La iglesia jugó un papel muy importante para la hacienda durante el periodo que se encontraba la recesión (antes del movimiento de independencia y hasta la llegada del ferrocarril) pues contribuyo al financiamiento de la hacienda. Para mediados del Porfiriato, ya había una gran cantidad de líneas férreas que permitieron el fortalecimiento de las haciendas aunado a esto un crecimiento demográfico que permitió la reactivación de la agricultura. En este periodo es de suma importancia la entrada del ferrocarril y la composición del hacendado pese a las condiciones sociales de la independencia hasta inicios de la Revolución.

  19. Maria Teresa Santos ramón dijo:

    Miller en su ensayo pretende aportar elementos sobre la hacienda, como sus beneficios y la forma en que empleó la fuerza de trabajo, durante el lapso de tiempo transcurrido entre la independencia y la revolución bajo la hipótesis de que “…la mesa central sufrió una transición capitalista antes de la revolución modernizadora de 1910” (p.p.132) y con la finalidad de quitar a la hacienda colonial la etiqueta de feudal. Describe que a pesar del levantamiento campesino de 1810, la infraestructura agraria no se daña pero la minera si, lo cual causó una escasez de dinero circulante y con las bajas demográficas causadas por la guerra y epidemias, desapareció todo interés que pudiera haber tenido el hacendado en el cultivo directo y continuó rentando sus tierras. Como ejemplo a la hacienda “rentable” utiliza el caso de San Juanico (en Querétaro), donde gracias a la especulación de precios, ala venta interna y externa (n la Cd. De México) la hacienda logró tener una producción ininterrumpida que a pesar de los costos de producción, transporte y la inseguridad mantuvo cierto grado de lucratividad. En cambio en haciendas en condiciones más desfavorables como Juiriquilla la ganancia del hacendado se volvió casi nula, de igual manera por el problema de los altos costos del transporte. Con la llegada del ferrocarril en la década de 1880 hasta las haciendas más desfavorecidas (como Zamora) lograron incrementar su producción, tanto agrícola como ganadera, pero el problema de la escasez de mano de obra aún no era resuelto. Bajo estas condiciones se siguió utilizando el sistema de aparcería donde el hacendado rentaba parte de sus tierras al campesino a cambio de mano de obra no retribuida lo que disminuía notablemente los desembolsos de efectivo para el hacendado y separaba cada día más ambos factores de producción, el trabajo y el capital. Hacia mediados del porfiriato ya estaba consolidada una economía intensiva de maíz y trigo lo que aunado a los beneficios del ferrocarril (como acceso a nuevos mercados) permitió una diversificación de los productos agrícolas, pero con el crecimiento demográfico comenzó a darse un excedente de mano de obra que impulso y llevó a la hacienda a su mejor momento, aunque con desventajas cada vez mayores para los diversos tipos de trabajadores (apareceros, jornaleros y trabajadores permanentes), como que para 1990 en todas pares los salarios estaban por debajo de la inflación. El proletariado rural realizaba diversas faenas de pago a destajo y en el caso de San Juanico, Miller demuestra como el endeudamiento de los trabajadores a menudo llamado “feudal” por su coercitividad era mínimo y que la mayoría de los trabajadores prefería cobrar el total de sus sueldo en efectivo y que en los inicios de la revolución demandaban alzas salariales.
    La ineficiencia de la hacienda radicó en su resistencia a la mecanización, ya sea por su alto costo de importación y transporte (en comparación con la mano de obra barata) opor los detallados cuidados manuales requeridos por las cosechas. Con la llegada del ferrocarril la Hacienda si invirtió en maquinaria pero solo para ciertas operaciones que consideró lucrativas. Por lo que Miller concluye:
    “Lejos de ser un anacronismo “feudal”… la hacienda cultivable de la mesa central era, en realidad una adaptación dinámica y adecuada al México del siglo XIX y capaz de una significativa acumulación de capital” (p.p. 171)
    En mi opinión y bajo los argumentos y evidencias presentadas por Miller efectivamente la Hacienda más que feudal demostró tener características de tipo “empresa capitalista” donde se busca obtener la mayor tasa de ganancia aun a costa del decrimento de la calidad de vida de los trabajadores, quienes en momento estuvieron en posición de negociar condiciones de trabajo, mostrando así un mercado de fuerza laboral donde oferta y demanda determinan condiciones tanto de salarios como de nivel de mecanización para la producción agrícola. Además el hacendado en todo momento actúo como empresario en beneficio propio y no de la nación, aunque e l la diversificación del producto y la consolidación de mercados.

  20. García González Ana Laura dijo:

    Las haciendas mexicanas del siglo XIX fueron, y son, consideradas como feudales por sus vastas extensiones y métodos arcaicos que además sustentaban su necesidad de grandes cantidades de fuerza de trabajo en el endeudamiento de los trabajadores. Para estos fines el término feudal se volvía sinónimo de ineficiencia. Sin embargo, no es posible explicar cómo sobrevivieron las haciendas en México por tantos años si sus sistemas eran ineficientes y se basaban en la dominación del campesinado. De esta problemática es de donde surge el objetivo del autor por explicar las características y evolución de la hacienda en México dado que tenían un carácter empresarial, es decir ya respondían al sistema capitalista.
    A pesar de lo turbulento que fue el siglo XIX en el país la infraestructura básica de las haciendas sobrevivió aunque sí lograron afectar a la agricultura por otra vía. El colapso de la minería y la disminución en la emisión de dinero lograron disminuir la demanda de productos agrícolas, además de que la mano de obra era insuficiente para la producción. En este contexto los hacendados buscaron nuevas formas de producir sin tantos riesgos. La solución la encontraron en el sistema de aparcería, donde los campesinos rentaban las tierras y las cultivaban a cambio de que la hacienda cubriera el costo de las semillas, el arado y la tierra. De esta manera la hacienda ahorraba el pago de mano de obra y al dividir las ganancias con los campesinos se aminoraban los riesgos tanto en la producción como al momento de comerciar en el mercado. Como puede observarse esta serie de cambios y obstáculos hacen imposible definir a la hacienda bajo una lógica feudal pues ya seguían una lógica capitalista.
    Comentario: Si recuperamos la realidad actual encontramos que aún ahora la hacienda es catalogada como una institución feudal y sinónimo de improductiva. Sin embargo como vimos en la lectura la hacienda no mantuvo esa línea a lo largo de su historia, se vio obligada a cambiar para adaptarse a un nuevo sistema y en ella surgieron formas de organización importantes en cuanto a su innovación. Me pregunto qué impacto tendría por ejemplo el sistema de aparcería en la actualidad donde las grandes compañías han venido a tomar el mando de la actividad agraria en el país y junto a las acciones del gobierno logran mermar el papel de los pequeños productores que son más vulnerables ante los movimientos de la economía y que ha vuelto al país en importador de productos que bien podrían producirse aquí. Es necesario, así como en el pasado, una rearticulación de la agricultura mexicana que tal vez ya no deba basarse en pequeños productores dadas las condiciones actuales sino más bien recurrir a sistemas de producción conformada por varios agricultores.

  21. vera Rodriguez Jonathan N. dijo:

    La lectura de miller nos centra en las haciendas como productoras de los mercados, la pregunta seria como llevar esa produccion de las haciendas al mercado?. A falta de caracter del gobierno los productores no se esperaron a que hubiera mercado nacional, tomando sus propias desiciones buscando nuevas opciones de mercado y si no hay mercado inteerno lo buscan fuera, con estas ideas los productores tomaron cierto monopolio con productos como el trigo y el maiz . Ahora bien a esto hay que agragarle los problemas estructuralrs a los cuales obedecia propiamente el S. XIX donde basicamente a un se continua con un sistema feudal acaparador de grandes extenciones de tierras en el somentimientos del campesinado o comunidad indigena donde solo se buscaba la produccion para el mercado para los medios de subsistencia y para pagar impuestos. los costos del transporte que hacian de la produccion un factor muy costoso hasta la incorporacion del ferrocarril que no solo abarato estos costes si no que unifico un mercado fragmentado trayendo eslabonamientos hacia atras en el abaratamiento de los insumos y adelante con menores costos y mayores poder de consumo porder adquisitivo.

  22. Aliphat Rodriguez Rodrigo dijo:

    Esta lectura nos da cuenta de cómo es que se va consolidando la figura de la hacienda en México, la cual nace después de la conquista con los terratenientes, los cuales vuelven peones a los campesinos indígenas, posteriormente no da cuenta de cómo de cómo la lucha de independencia marca un parte aguas en la producción agrícola, dejándola casi estancada, debido a la reducción de la mano de obra, y lo caro de los transportes, y al mismo tiempo por el mercado tan pequeño al que tenían acceso los hacendados, sin embargo algunos hacendados logran salir adelantes mediante el cultivo de trigo; y durante este periodo fue en cierta parte gracias al financiamiento de la iglesia que los haciendas mexicanas se pudieron mantener en pie, pero es hasta la llegada del ferrocarril a México, que las haciendas y por lo tanto la producción agrícola, logra volver a posicionarse como una actividad rentable, esto porque el ferrocarril permitió disminuir los costos del transporte y ampliar el mercado a un nivel nacional y ya no regional, e incluso facilitando el comercio con EUA, aunado a esta el periodo de relativa estabilidad permitió el crecimiento demográfico, trayendo consigo un aumento de la fuerza de trabajo, y un aumento en la demanda.
    Nos podemos dar cuenta que el campo mexicano a pesar de ser fértil (produciendo tonelada y media por hectárea, más que la media Europea de ese tiempo) no ha sido bien llevado por el gobierno, terratenientes y hacendados, pues considero después de esta lectura, que su crecimiento se ha debido mas a momentos coyunturales como el ferrocarril, que por una política de desarrollo para el campo.

  23. Jair Rodrigo Muñoz Soto dijo:

    “«Junkers» mexicanos y haciendas capitalistas, 1810-1910: la hacienda mexicana entre la independencia y la revolución”
    El desarrollo de la agricultura en este período (1810-1910) es un tema relevante debido a que era el motor de la economía que posteriormente impulsaría el desarrollo industrial. Primero, en la época colonial se habla del monopolio del trigo por parte de las Haciendas generando, así, que los pequeños productores campesinos desaparecieran de dicho mercado, a la vez los beneficios obtenidos por tan atractivo mercado eran en parte destinados a la inversión de medios de producción de esta actividad; segundo, a raíz del acto de independencia de México la economía entra en recesión situación que condujo a los grandes terratenientes a arrendar sus tierras por el hecho de que esto es más rentable que seguir cultivándola directamente, es decir, los altos costos del pago de salarios impactaban de forma significativa lo que aminoraba para el terrateniente su ganancia.
    Asimismo, con la implementación del ferrocarril en la época porfirista, la economía se benefició tanto de manera directa como indirecta, lo que condujo a la apertura, desarrollo y creación de nuevos mercados así como la activación de los antiguos mercados.
    Opinión: Resulta obvio que la agricultura forma un tema importante en la economía de cada país, sobre todo en el siglo XIX y principios del XX, porque es un indicador fehaciente del desarrollo de la economía de un país y su posterior industrialización. Sin embargo, también es importante que el Estado intervenga en la economía para que genere las reformas pertinentes, las instituciones y organizaciones competentes, la infraestructura necesaria y demás políticas que generen un ambiente de equidad y bienestar social.

  24. Murrieta Roque Nidia Karen dijo:

    La lectura de Simon Miller expresa como es el comportamiento de las haciendas desde de la época de 1810-1910; lo que plasma el autor es que en la época de la colonia las haciendas tenían un peso importante debido a que el sector agrícola era el predominante en esa época, pero tuvo ciertos problemas al momento de comercializar las mercancías por que no existían los medios de comunicación adecuados para que el transporte se hiciera de manera efectiva. Existe un monopolio de la producción de trigo en esta época así como en la época de la revolución. A diferencia de las haciendas de la colonia en la revolución lo que sucedió es que hubo un aumento de la producción de productos agrícolas en un 130% en especial en maíz y trigo, debido a que durante el gobierno de Porfirio Díaz existió un incremento de la inversión extranjera para la creación de ferrocarriles que facilitaron el transporte de los productos agrícolas incentivando de esta manera la producción de ciertos productos que estaban monopolizados por las haciendas, ya que representaban un mercado seguro.
    En mi opinión personal el desarrollo de las haciendas es interesante ver como tienden a monopolizar la producción de un grano en especial para asegurar su mercado pero aun así existieron complicaciones debido a los altos costos para transportar los productos agrícolas así como la falta de mecanismos adecuados para que este sector agrícola tuviera un desarrollo y crecimiento más importante en la economía mexicana.

  25. Andrea Ponce Nava dijo:

    En la lectura se plantean las dificultades a las que se enfrentaba en algunas regiones los junkers mexicanos tales como el bajo rendimiento de producción en algunas zonas, los cultivos temporales, el bandidaje esporádico, baja calidad del peón mexicano, entre otras. Con la llegada del ferrocarril se solucionaron algunas limitaciones. A fines del siglo la burguesía rural era una fuerza dominante.

    Considero que las limitaciones a las que se enfrentaban los junkers mexicanos eran parte del atraso de la nación pues a pesar de que las estructuras sociales estaban definidas las estructuras sociales no estaban organizadas adecuadamente. Las disparidades salariales resultan un aspecto muy interesante ya que dicha situación se sigue observando en la actualidad y podemos darnos cuenta desde que época se viene arrastrando esa cuestión.

  26. Alma Daniela Martínez Aguilar dijo:

    En esta lectura se abarca la situación de las haciendas capitalistas en el siglo XIX y hasta la revolución, el autor nos menciona que la hacienda capitalista se caracterizaba por invertir de manera selectiva en sus medios de producción.
    Se menciona que habían temporadas en que la mano de obra era excesivamente cara, o simplemente no existía.
    Menciona también que los hacendados progresistas se interesaron en nuevas tecnologías como tractores, bombas eléctricas, etc.

    en mi opinión, el sistema feudal, viéndolo de manera muy fría, estaba bien organizado, sin embargo, la situación y las circunstancias no eran nada favorables para aquellos que no fueran hacendados.
    Creo que los hacendados eran inteligentes de acuerdo a su estrategia de organización y tener una visión innovadora respecto a la producción.

  27. Lesly Jamileth Rodriguez Muñoz dijo:

    En esta lectura se analizará el papel que jugaron las haciendas desde 1810 hasta 1910, la conquista de los terratenientes y el apoderamiento de grandes cantidades de tierra gracias al despojo de los campesinos constituyó el paso para que el campesinado indígena se redujera al grado de peonaje endeudado sujeto a la imposición del señor. A través de este periodo comienza la formación de grupos independentistas a lo cual se sumaron gran cantidad de campesinos lo que ocasionó que los hacendados cambiaran la forma de producción directa debido a los altos costos, reducción de trabajadores y reducción del dinero circulante por el arrendamiento, (aparcería) aquí es importante mencionar que las haciendas no sufrieron daños en su infraestructura pero la Independencia trajo consigo un periodo de recesión al quedar estancada la producción minera (motor de la economía nacional) la tendencia fue abandonada para 1910, ya que el régimen de las haciendas se había intensificado, y la forma de campesino arrendatario, había sido casi desaparecida por completo. Durante las primeras décadas del México independiente, las haciendas se vieron en dificultades económicas, debido a que el precio de su principal producto (el maíz) se redujo los hacendados encontraron una salida en la producción de trigo. Sin embargo, el hacendado afrontaba un otro problema el cual consistía en que el transporte de las mercancías era demasiado costoso y riesgoso. A pesar de que los campos resultaban ser bastante fértiles a comparación con la economía europea. Se supondría un auge de los productos agrícolas mexicanos inundarían los mercados internacionales pese a esto solo se concentró en el abastecimiento del mercado interno. Esta problema encontró su solución gracias a la construcción del ferrocarril, ya que permitió que se disminuyeran los costos de transporte y facilitó la ampliación del mercado interno, el cual estaba reducido a regiones muy pequeñas. Con lo cual la producción agrícola pudo crecer y encontró nuevos centros de distribución. La iglesia jugó un papel muy importante para la hacienda durante el periodo que se encontraba la recesión (antes del movimiento de independencia y hasta la llegada del ferrocarril) pues contribuyo al financiamiento de la hacienda. Para mediados del Porfiriato, ya había una gran cantidad de líneas férreas que permitieron el fortalecimiento de las haciendas aunado a esto un crecimiento demográfico que permitió la reactivación de la agricultura. En este periodo es de suma importancia la entrada del ferrocarril y la composición del hacendado pese a las condiciones sociales de la independencia hasta inicios de la Revolución.

  28. Jaramillo Arenas Martín dijo:

    Durante la colonia el monopolio del trigo fue un factor importante del que se valieron las haciendas para financiar la inversión, a su vez dejaron de lado a los campesinos que representaban en cierta medida competencia para las mismas, sin embargo se encontraron con ciertos obstáculos tales como los altos costos de almacenamiento así como los de transporte. Tras la independencia, se tiene como principal problema la escasez de dinero así como la de mano de obra, lo cual lleva al país a una etapa de recesión, sin tener gran impacto en la infraestructura de las haciendas. Por último se habla de las haciendas durante el Porfiriato, en donde se da un gran peso a la relación existente entre las haciendas y el transporte siendo este ultimo un factor determinante del crecimiento de las minas).

    La agricultura mexicana ha pasado por muchos cambios a través de los años desde ser el sector más importante hasta ser un sector olvidado, Lo importante e interesante es ver cómo se desarrollo este sector. La variedad de cultivos que se fueron dando con el tiempo dejando atrás al maíz, y cosechando también henequén o tabaco. La agricultura sin duda es un sector muy importante al que se le debería seguir apoyando.

  29. Monroy Gómez Franco Luis Angel dijo:

    En el texto de Miller se realiza un análisis de la evolución de las haciendas como unidades productivas durante el siglo XIX a partir de las experiencias de algunas haciendas en específico. En ese sentido es importantes señalar que a diferencia de lo que se cree comúnmente la Independencia no significó la destrucción de la infraestructura sino que implicó un detenimiento en la producción solamente. De ahí la falta de infraestructura no fuese una limitante para el crecimiento de la producción agrícola en la primera mitad del siglo XIX, sino que el principal problema para este crecimiento era la escases de mano de obra y de circulante. Esto desincentivaba la adopción de esquemas capitalistas de producción como es la producción de cultivo directo y fomentaba la perpetuación de la renta de tierras a los campesinos. Otra causa detrás de la renuencia inicial a adoptar el cultivo directo era que no existía la garantía de poder vender todo lo producido a buen precio puesto que la mala infraestructura de transporte limitaba el radio de influencia de las haciendas en gran medida a los mercados más inmediatos. De ahí que una vez que se resolvió este problema con la introducción del ferrocarril, comenzó a darse un despegue en la producción. De igual forma con la estabilización política de la República Restaurada la población comenzó a aumentar y con ello los productores pudieron ampliar el nivel de producción sin tener que aumentar los beneficios del empleado. Justamente esta sobreoferta de mano de obra ocurrida a partir del último cuarto del siglo XIX provocó que los productores no optaran por una mecanización masiva de los procesos de producción.

    Si bien el estudio de casos específicos es una herramienta valiosa para el historiador económico, en lo personal considero que es muy riesgoso realizar generalizaciones sin antes comprobar que el caso que se está estudiando es representativo de lo general o simplemente es un caso especial y en ese sentido ha de tomarse. Es en ese sentido que la especificidad con que el autor describe las actividades de algunas haciendas no me parece necesaria si lo que se intenta describir son las características generales de estas unidades productivas. Sobre todo considerando que se trataba de unidades productivas sumamente diferenciadas entre sí, por lo que es cuestionable la representatividad de los ejemplos en los que basa su estudio Miller.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s