Sesión 10

La lectura para el jueves 10 de marzo es “La producción de alimentos durante el Porfiriato” en

COATSWORTH, John H.
1990 Los orígenes del atraso. Nueve ensayos de historia económica de México en los siglos XVIII y XIX. México: Alianza, 162-177.

Acerca de Manuel Bautista-González

I am a doctoral candidate in United States History at Columbia University in the City of New York. I specialize in American economic, business, entrepreneurial, financial, banking and monetary history. For my dissertation at Columbia, I study the concurrent use of domestic and foreign currencies as means of payment and their relationship with interregional and external trade circuits and financial markets in antebellum New Orleans. I am also interested in Mexican and Latin American history, global history, the history of economic thought, the history of economics as discipline and profession, the methodology of economics and economic history, as well as the broader relationship between history, economics and other social sciences.
Esta entrada fue publicada en Sesiones y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

36 respuestas a Sesión 10

  1. Villegas Sandoval Julio Adrián dijo:

    Coatsworth plantea que la publicación de 1956 de los volúmenes de la Historia Moderna de México, donde se muestra una caída de la producción per cápita de alimentos de consumo básico, y un aumento de la producción de cultivos enfocados a la industria y la exportación durante la época porfiriana es algo falso. El autor sustenta su argumento en que los datos en que se basan las interpretaciones son erróneos, ya que Emiliano Busto invento las cifras contenidas en el volumen dos, sobre la producción de alimentos del año 1887.
    Afirma que haciendo a un lado el dato de 1887, se observa en lugar de un decrecimiento de la producción de un 44% promedio para 1892, un crecimiento paulatino a lo largo del mismo periodo comprendido (principalmente en maíz, frijol, cebada y pulque). En General, la producción de alimentos en los primeros quince años del Porfiriato creció más lentamente que la población y los siguientes quince más rápido, con un promedio anual de 1.8%. Coatsworth concluye que durante este periodo más que un descenso en la producción de alimentos hubo una relativa estabilidad, por ello, debemos desechar la hipótesis de que la producción para la industria y la exportación desplazo el consumo alimentario durante el Porfiriato.
    Este caso tan particular donde la publicación de la Historia Moderna de México de 1956 contiene datos erróneos de la producción de alimentos en el Porfiriato, desde mi perspectiva, es una evidencia del gran problema que causa la falta de disponibilidad de datos confiables, que viene agravar la escasez de estos para la realización de análisis económicos, fundamentados en pruebas empíricas del pasado económico mexicano. Asimismo, pone en evidencia que las instituciones juegan un papel importante en el desarrollo económico de un país, ya que, ¿cómo es posible adecuar políticas económicas efectivas, cuando un funcionario público como Emiliano Busto de una institución tan importante como la Secretaria de Hacienda es capaz de falsear los datos, que servirán como parámetros del comportamiento económico? Simplemente es imposible, es necesario además de instituciones eficientes, funcionarios eficientes que en verdad cumplan con sus labores encomendadas.

  2. Murrieta Roque Nidia Karen dijo:

    El autor expresa en este capítulo, el comportamiento de la producción de alimentos en el país durante el Porfiriato según el libro “Estadísticas económicas del Porfiriato”, donde se expresa que durante este periodo lo que sucedió es que la producción de alimentos disminuyó desde el periodo de 1877 a 1907. Lo interesante aquí no es determinar el por qué ocurrió esta situación sino mejor dicho es investigar de donde se obtuvieron esos datos para realizar la estimación; según las investigaciones que realizó el autor el libro se basaba en datos proporcionados por la Secretaría de Hacienda compilados pro Emiliano Bustos; a la conclusión que llega John Coatsworth es que Bustos al no tener la información la inventó, por lo cual la producción de maíz en este periodo de estudio se presenta sobreestimada al igual que el comportamiento que se presenta en el libro pues lo que nos dan a entender las cifras es que durante ese lapso de tiempo lo que sucede es que existe una tendencia decreciente en el comportamiento de la producción per cápita. El autor se da a la tarea de volver a realizar las estimaciones y aunque el resultado también parece elevado sus bases son más concretas que las que planeta Bustos.
    Desde mi punto de vista la principal preocupación del autor es demostrar que las cifras que se han presentado en publicaciones anteriores no son válidas para determinar el comportamiento de los productos más importantes en la economía mexicana en ese entonces; ya que no existe información totalmente verídica. Maneja que investigar cómo es que fueron evolucionando la producción de los principales alimentos como el maíz, el frijol, el chile; se torna difícil. De esta forma el realiza una estimación acerca del comportamiento de la producción de maíz y aunque arroja resultados elevadas y tal vez hasta cierto punto erróneos determina que su resultado tiene unas mejores bases que el estudio anterior. De esta forma el artículo demuestra que algunas publicaciones pueden tener datos erróneos dependiendo la fuente en la que se basen.

  3. Eduardo H. Pinto dijo:

    En 1956 se publica la historia moderna de México que estudia la vida económica durante el Porfiriato, el segundo volumen titulado Estadísticas económicas del Porfiriato, presenta una serie totalmente falsa, la cual indica un declive en la producción agrícola insostenible, dando lugar a la hipótesis de que el desarrollo agrícola orientado a la industria y a la exportación originó un descenso del consumo alimenticio durante el Porfiriato. El autor John Coatsworth calculó de nuevo dicha serie e hizo necesario rechazar la hipótesis anterior, en algunos casos se vio un ascenso en la producción a lo largo del periodo estudiado, lo que da por hecho que muchas cifras fueron inventadas y que en promedio, ciertamente los mexicanos no comían menos.

  4. Ruiz Ortiz Scarlet Allison dijo:

    Dentro de la lectura “La producción de alimentos durante el Porfiriato” de John H. Coatsworth, encontramos muchos datos estadísticos que nos ayudan a analizar la situación de ése periodo histórico. Los terratenientes comenzaron a producir productos más comerciales, reduciendo con esto el nivel de vida de la población. En ese tiempo la producción de maíz, trigo y cebada creció al igual que la población (1877-1910), pero es importante considerar que creció más rápidamente los últimos 15 años que los primeros 15. El promedio de producción per cápita de productos de consumo interno fue aproximadamente de 1.8% (afirmando con éste porcentaje que creció paralelamente al crecimiento de la población).
    Comentario:
    El Porfiriato no fue sólo una época de dictadura, también fue un periodo de mucho crecimiento en el campo y hasta en infraestructura. La población tenía un consumo per cápita de 0.4%, por lo que todos los que producían mandaban sus productos a los lugares como la capital, para que el consumo de diversos productos fuera más homogéneo. Considero ésta etapa muy interesante, y con mucha información que destaca el desarrollo de un país. El problema vino después, con la revolución mexicana, ya que la población comenzó a morir de hambre debido principalmente, al descenso en la producción de productos de consumo básico como el maíz o el frijol.

  5. García González Ana Laura dijo:

    Las investigaciones dedicadas al tema de la producción de alimentos en el Porfiriato habían concluido con un continuo declive de la producción para consumo básico (alimentos). Tal declive favoreció por el contrario la producción de bienes que implicaban mayores márgenes de beneficio. Sin embargo, esas conclusiones dibujaban un impacto negativo para la mayoría de la población puesto que no podía adquirir dichos bienes.
    Coatsworth revisa las bases estadísticas de investigaciones anteriores y denuncia la falta de veracidad de las fuentes que, por tanto, implica conclusiones incorrectas. La nueva investigación a la que da pie el autor, con estadísticos corregidos, lo lleva a conclusiones muy distintas. Una de ellas que indica no un declive de la producción de alimentos si no por el contrario un crecimiento exponencial ante el crecimiento de la población. Aunque también cabe destacar que sí hubo algunos productos, como el maíz, cuya producción disminuyó a finales del régimen porfirista a causa de fenómenos naturales. Por otro lado el aumento de la producción no implicaba un aumento necesariamente del consumo, ello se explica a partir de la redistribución del ingreso en el Porfiriato que generó una mayor concentración de este y por consecuencia una caída en el consumo de productos básicos por parte de los estratos más pobres.

    Comentario: El nuevo análisis que lanza Coatsworth resulta importante no sólo en términos de que argumenta contra conclusiones ya muy arraigadas entre varios historiadores del Porfiriato. También es importante porque ofrece una perspectiva que rebasa el aspecto de la producción de alimentos e indica qué pasó con su recíproco: el consumo. Si bien el Porfiriato fue una etapa de crecimiento económico sin precedentes hasta ese momento, debe reconocerse que ciertos problemas estructurales, como la tendencia acelerada a la concentración del ingreso, ocasionaron además de descontento social, la caída del régimen. Caída que también tuvo repercusiones considerables en la continuación de la senda de crecimiento que seguía el país.

  6. Sánchez Carrasco Tania Karen dijo:

    El Porfiriato es una etapa fundamental en la historia de México, ya que explica gran parte del crecimiento tanto económico así como en lo referente a infraestructura, sin embargo, existen contradicciones en las estadísticas de dicho periodo, que una vez más sólo reflejan el mal manejo de la información así como los intereses de los de arriba.
    En esta lectura, “La producción de alimentos durante el Porfirito”, Coatsworth pone en tela de juicio los volúmenes de la Historia Moderna de México publicados en 1956, argumentando que los estadísticos encontrados en estos fueron inventados por Emiliano Busto, (sobre todo los datos referentes a la producción de alimentos de 1887).
    Teniendo en consideración dichas cifras, se habla de un aumento de la producción de cultivos destinados tanto a la exportación así como a la industria, y por otro lado una disminución de la producción de alimentos de consumo básico durante el Porfiriato. Sin embargo, al no considerar los datos de 1887, los cuales como se menciono con anterioridad resultan ser falsos, al autor llega a la conclusión de que durante este periodo se alcanzo cierta estabilidad y no un descenso de la producción de alimentos, lo cual permite a la vez descartar la idea de que el consumo alimentario durante el Porfiriato fue desplazado por las exportaciones y la producción destinada a la industria.
    Comentario: considero que las afirmaciones hechas por Coatsworth en la lectura resultan causar gran controversia, resultando imperdonable que los funcionarios jueguen con los datos, pues esto solo imposibilita la realización de un buen análisis de la economía y de posibles soluciones para el progreso.

  7. ARTURO ROJAS MORENO dijo:

    Según las estadísticas con las que se cuentan y algunas otras fuentes bibliográficas, la mayor parte de la población se dedicaba fundamentalmente a la producción agrícola. En los inicios del periodo muchos campesinos se dedicaban al cultivo de bienes básicos para su propio consumo y no estaban inmersos dentro del mercado. Con la llegada del ferrocarril y los nuevos cambios estructurales dados por el gobierno de Díaz la mayor parte de la producción se orientó al sector exportador, pero esta tendencia no fue generalizada por que el ferrocarril no pudo llegar a una gran parte del territorio nacional.
    Numerosas estadísticas y ensayos nos dejan ver la decadente situación en la que se encontraba el nivel de vida del pueblo mexicano durante la época del porfiriato, sin embargo en el ensayo de Coatsworth encontramos otra perspectiva de lo ocurrido en estas décadas; en lo personal creo que existió una fuerte crisis tanto política, como social y principalmente económica en este periodo, y eso es más que evidente, ya que de manera contraria no hubiese existido un movimiento de la magnitud de la revolución, no obstante la literatura sobre este periodo nos muestra cifras adulteradas que exageran la situación alimentaria del el país durante el mandato de Díaz.
    uno de los aspectos que me hacen pensar en que el objetivo de dirigir la agricultura hacia la exportación trajo un arrastre en el consumo interno, es el hecho que menciona el autor de que, por una parte, la producción de alimentos creció a la par del crecimiento demográfico y que la población diversificó su consumo de productos del campo, esta diversificación debido a que la demanda externa requería la producción de alimentos no habituales a la población mexicana.
    el sector agrícola de la economía mexicana no representó un factor de atraso sino un impulso al crecimiento económico.

  8. Enid Daniela Hamdan Camargo dijo:

    La serie llamada “Estadísticas económicas del Porfiriato” se publicó con la intención de dar a conocer cómo fue la vida económica durante este periodo.
    En esta serie se mostraba que la producción per cápita del maíz, frijol, trigo, chile y pulque había sido mucho menor que en periodos anteriores debido a que la producción se había enfocado a cultivos industriales y de exportación; es decir, los terratenientes buscaron cultivar productos más comerciales como el algodón, el azúcar o el café.
    En otras series también se muestra un drástico descenso de la producción en el periodo de 1877 a 1892 y una recuperación en el periodo de 1892 a 1910, recuperación que no alcanza los niveles de productividad que había antes de 1877. Sin embargo en estas series se muestra una reducción muy exagerada del consumo per cápita, situación que difícilmente pudo haber ocurrido
    Sin embargo, John Coatsworth el autor de este libro (Los orígenes del atraso), hizo varios cálculos con los cuales demostró que la producción de alimentos creció al mismo ritmo que la población; lo cual demuestra que hubo una estabilidad. A pesar de que existió esta estabilidad si se dio una pequeña reducción de la producción de productos como el maíz, frijol, etc., situación que algunas personas atribuyen al hecho de que se consumió una mayor cantidad de carne y de trigo; otra razón pudieran ser las sequías que provocaron la pérdida de las cosechas.
    Opinión: El Porfiriato no fue como en la mayoría de las ocasiones nos lo han hecho ver, es decir, como un periodo en donde el crecimiento y desarrollo económico fueron nulos y hasta negativos. Si bien es cierto que se le dio una mayor importancia a la industrialización del país, es un error afirmar que se haya dejado de lado la parte de la producción de productos agropecuarios básicos como el maíz, frijol, chile, etc.

  9. Nava Jiménez Diana dijo:

    Coatsworth, basándose en las Estadísticas, observa que la producción de alimentos para el consumo interno durante el Porfiriato aumento en promedio 1.8% anual, pero se dio una reducción en la producción per cápita de alimentos básicos como el maíz (casi 50%), el frijol, el trigo, el chile y el pulque; propiciando un incremento en el consumo de productos de origen animal y ampliando la variedad de frutas y verduras, o sustituyendo al maíz con productos derivados del trigo. Una causa de la reducción en la producción de alimentos básicos es que los terratenientes se dedicaron a la producción de cultivos industriales y de exportación como el algodón, caña de azúcar, tabaco, café, henequén y otros.
    A partir de 1907, y hasta el inició de la Revolución, se pierde una gran cantidad de cosechas debido a la sequia, los precios de los alimentos básicos ascendieron en estos años; por lo anterior el autor dice que debe considerarse al descenso de la producción de alimentos como una de las causas de la Revolución Mexicana, y aunque las Estadísticas hacían pensar en una población desesperada por el hambre no fue así.
    Comentario.
    El autor muestra las condiciones, en lo que respecta a alimentos, que prevalecían en el periodo del Porfiriato, con un descenso en la producción de alimentos básicos como el maíz y el frijol que provocaría una elevación en los precios y una inconformidad por parte de la población. Además, considero importante el impacto que generaría la sustitución de algunos cultivos en los hábitos alimenticios.

  10. Jaimes Cabrera Pedro dijo:

    En este analisis llevado por Coastworth, deja en evidencia el comportamiento de las diversas variables dentro de la producción de diversos agrícolas, esto pone en evidencia el cambio de los patrones efectuados para la producción, dónde las inversiones emanadas del extranjero, con la significativa apertura hacia el sector externo, llevaban consigo el desarrollo de la producción de diferentes productos agrícolas, los cuales generaban una mayor rentabilidad, por lo que el incremento en la producción de productos de exportación e industriales resultaban mucho más atractivas.

    Esta tendencia ascendente en la producción de estos productos ocasionó una caída de la producción de los alimentos básicos, por lo que la escasez de alimentos desencadenó un importante incremento en el precio final de los mismos, por lo que los procesos de ambruna y la contracción salarial el autor lo considera un factor muy relevante en el consumo alimenticio, ya que se diversifico, así como un factor de incomformidad más para la revolución mexicana.

  11. José Pablo Monzón Garcia dijo:

    La lectura nos muestra las estadísticas de los alimentos durante la época de Porfiriato. En este periodo los terratenientes comenzaron a dedicarse mejor a la producción de alimentos básicos por otros que eran más comerciales como algodón, café, etc.
    La producción de maíz creció al par que la población en el periodo de 1877-1910. Con la revolución y las sequias la producción de alimentos disminuyo considerablemente tanto como por la guerra pero más por las sequias que se sufrieron en los primeros años de la revolución. Con las estadísticas que muestra Coatsworth parase que el pueblo mexicano en el periodo de la revolución se moría de hambre pero cosa que no pasaba como el autor dice “los mexicanos no comían mejor en 1907 que en 1877 pero en promedio, pero ciertamente no comían de menos”
    Me pareció una lectura interesante ya que la ayuda de los cuadros ayudan a que tener una mejor idea de lo que estaba sucediendo en ese tiempo y ver como una estadística puede ser engañosa en algunos casos.

  12. Rubén Hernández Cordero dijo:

    Coatsworth nos expone su crítica a las “Estadísticas Económicas del Porfiriato” que aseguraban que durante los años que duró la dictadura de Porfirio Díaz, la producción per cápita de los alimentos de primera necesidad, declinó. Según esto porque “los terratenientes preferían producir para exportar”. Evidentemente, una conclusión así proviene de una lectura descuidada de las estadísticas que se publicaron en 1956, entonces Coatsworth se centra en analizar los datos de esta publicación, para desmentir esas conclusiones. Dice el autor “La producción de alimentos del Porfiriato tendió a crecer más lentamente que la población en los primeros 15 años y más rápidamente en los quince años siguientes” Es decir, que hubo una preocupación por impulsar la producción primaria y cubrir las necesidades de la población, protegiéndolos de un aumento de los precios, generado por una caída de la producción per cápita.
    En conclusión, Coatsworth da más elementos para defender la postura que resalta los logros del régimen de Porfirio Díaz. Figura que fue opacada por años de priismo que tenían como estandarte la Revolución. Y es que el impulso de la industrialización durante este periodo, con el desarrollo de las comunicaciones a lo largo y ancho del país, pudo ser sostenido por una correcta producción agrícola que permitió mantener el nivel de vida de los mexicanos y por lo tanto hacer atractivo al país para inversión de capital. Es de esperar, que a finales del periodo existiera una desaceleración en la producción de los cinco productos básicos, que el autor lo explica como un cambio en las preferencias de los consumidores, ya que dada la apertura comercial que vivía el país entraron nuevos productos al mercado mexicano como la carne. Entonces, es importante replantearse si las críticas al régimen de Porfirio Díaz están tan infundadas como la conclusión de aquellos historiadores que mal interpretaron las cifras de las “Estadísticas”.

  13. SANCHEZ DOMINGUEZ ANA KAREN dijo:

    De acuerdo a la lectura los datos de investigaciones anteriores demuestran un descenso en la producción de alimentos durante la época porfiriana y un aumento en la producción de cultivos industriales y de exportación.
    Las consecuencias de esta conducta que implicaban una baja en el nivel de vida de la población parecieron no importar; y mas que un descenso drástico en la producción de alimentos el Porfiriato pudo conocer una estabilidad general, es posible que ese descenso se diera por la sustitución de alimentos principalmente por carne.
    OPINION:
    En general la lectura es un compilado de “estudios económicos” acerca de la producción agrícola del país y lo pongo entre comillas dada la incertidumbre de los datos, dejando eso atrás se puede notar como el autor lo menciona, por los resultados obtenidos, bajas en la producción de algunos productos e incrementos en la producción de otros esto lo hace especular sobre la sustitución de alimentos, aunque dada la dudosa procedencia de dichos datos no se podría determinar con exactitud la situación que se presentó, podríamos especular como lo hace el autor y llegar a conclusiones; de cualquier manera podría decirse que nos da una visión un poco “pobre” de la situación que se presentó en ese momento.

  14. Ponce Nava Andrea dijo:

    El autor rechaza la hipótesis de que hubo un descenso en la producción de alimentos durante el Porfiriato pues llega a la conclusión que la producción crece al mismo ritmo que la población entre 1877 y 1910. Hace un símil Coatsworth entre los datos de las Estadísticas económicas del Porfiriato y los de Bustos, en el que observa que las cifras de maíz son diferentes. Finaliza explicando que el periodo analizado no hubo un diminución de producción de alimentos como tal, había estabilidad relativa por eso descarta la hipótesis de que había mayor producción de la industria y exportación que consumo alimentario.

    Considero que a pesar de que el autor se preocupa por dar cifras exactas sobre la producción alimentaria es difícil analizar la situación con estas cifras pues hay huecos de datos. Es complicado obtener datos exactos si la población de aquella época no estaba interesada en reportar cuanto producía si no en alimentarse. Si en la actualidad a la SAGARPA en ocasiones le cuesta trabajo conseguir datos de la producción alimentaria con mayor razón en aquella época.

  15. José David Muñoz López dijo:

    Coatsworth expone el problema que representa la falta de datos estadísticos y la distorsión que hay entre ellos para explicar el comportamiento que tuvo la producción de los alimentos durante el Porfiriato.

    Comentario:

    Con la falta de información estadística y con funcionarios que hacen estimaciones de producción considero que eran al tanteo, es difícil conocer los efectos que tienen en la economía acontecimientos históricos como lo es la llegada del ferrocarril en el Porfiriato. Es evidente que en aquella época los intereses de los gobiernos eran otros, por ejemplo para la acuñación de la moneda y la extracción de la plata si había estadística y yo creo que hasta de exportaciones; inclusive el ferrocarril llegó con la idea de Porfirio Díaz para exportar..
    Son por estas razones que la Revolución es una claro consecuencia de la falta de capacidad del gobierno para implementar políticas de fomento e incentivos a la industria alimentaria ante el crecimiento de la población.

  16. Ana Maria Cachu Martinez dijo:

    La principal cuestión que caracteriza el comienzo de este periodo es el descenso de la producción de alimentos básicos, específicamente del maíz, frijol, chile, papa, cebada, trigo, mezcal, tequila, pulque, entre otros; cabe destacarse que el mencionado descenso de la producción es comparado con año de 1877. Si bien el descenso en la producción se debido a que fue sustituido por productos más comerciales, también debe de mencionarse que la producción de los alimentos se mantuvo de manera ascendente durante la época de Porfirio Díaz, cuestión que no debe de quedarse en esta apariencia, puesto que en una de las tablas que se presenta se aprecia que la producción per cápita es ascendente durante los algunos años y posteriormente comienza a descender, como lo es el caso del maíz, alimento homogéneo en la población, de tal manera que puede apreciarse que la producción de este alimento fue insuficiente respecto al crecimiento de la población.
    Opinión:
    Sin duda el principal problema para el adecuado análisis de esta lectura se concentra en la variedad de los datos existentes. A su vez, este estudio de la producción de alimentos durante el porfiriato adquirirá importancia según sea el punto de vista desde el cual se observe, ya que como plantea en un principio la lectura, los niveles de producción que se tenían en 1877 solo se alcanzaron por pocos alimentos, siendo aun menor los que superaron dicha producción, sin embargo, si no se toma como referencia el año mencionado, puede apreciarse que durante el porfiriato la producción de alimentos es creciente.

  17. GONZALEZ MADRIGAL JOSE ALBERTO dijo:

    En esta lectura el autor nos muestra una exhaustiva investigacion, que se compoone de una serie de datos de gran interes para el estudio historico de la economia mexicana, en un periodo desarrollo economico que fue el porfiriato. Tomando como hipotesis el hecho que los terratenientes dejaron de producir productos tradicionales, por aquellosque consideraban mas comerciales y de exportacion. trayendo como consecuencia social un decenso del nivel de vida y de la nutricion del pueblo.

    evaluando los datos recabados por el autor tomando en cuenta 1877 como un punto de referencia de produccion, decidio observar lo datos de 1892-1907 esto a las drasticas cifras en el periodo de quince años que va de 1877 hasta 1892, es hasta este punto ” finales del porfiriato” donde se comienzan a recuperar los niveles de 1877. los productos analizados maiz, frijol, cebada, chile, arroz, papa, trigo, pulque, mezcal-tequila, otros alimentos y bebidas, para el año 1877 tiene estandares muy altos a la produccion obviamente comparados con el periodo propuesto, tomando en cuenta esto, y tomano como referencia este año, yo prodria decir que la produccion de estos prodcutos presentaba crecimiento a tasas decrecientes, sin embargo crecia, de acuerdo con el autor y con lo analizado en estas tablas se infiere que algunos datos de 1877 o posibles estimaciones no son fidedignas, debio a que segun el autor no fueron realizadas ni recabadas de manera correcta. una vez expresado lo anterior nos encaminanos a revisar e nueva cuenta los datos del periodo 1892-1907, en el cual tenemos un panorama por completo diferente, el cual contraponemos al periodo anterior de quince años 1877-1892, y observamos que de periodo a periodo hay un crecimiento sifnificativo en las cifras, esto sin tomar en cuenta la sequia citada por el autor, que tuvo lugar en 1892, la cual obligo a algunos productores a importar. una vez analizado lo anterior y teniendo en cuenta un factos importante, que es el crecimiento de la poblacion se observa que el crecimiento en la produccion va acorde a este, y que la poblacion no dejo de alimentarse bien, otro factor que el autor exalta es el hecho de nuevos alimentos son introducidos a la dieta del mexicano, lo cual especula el aumenrto de trigo y la disminucion del maiz dentro de la dieta, asi comom la introduccion de la carne.

    una vez analizado lo anterior, puedo opinar y concordar con el autor en el hecho del cambio dieta, la implementacion de carne como parte de esta, el uso de productos derivados del trigo, la introduccion de otras frutas y verduras, sean la causa de la disminucion en la produccion, pero no obstante tambien estoy de acuerdo en que si influye un poco los productos comerciales y faciles de exportar debido a que la produccion de bebidas mostradas en los datos mo son el tequila, mezcal, pulque nunca tuvo una caida sifnificativa, ni negativa lo cual sugiere que que este tipos de productoseran de gran consumo tanto local, como posiblemente para los extranjeros con posibilidad de exportalas. mantengo mi opinion a pesar de que el autor comenta el hecho que esto sucecidio a finales del profiriato y no a principios, cuando se comenzaba a comerciar y a aexportar a distintos volumenes el descarta esta situacion.

  18. Yàñez Macias Nadia Alexandra dijo:

    En la lectura encontramos bastante información estadística con relación a la producción durante el porfiriato y tenemos que ya para casi finalizar el periodo existe un descenso considerable, durante el porfiriato existió un auge importante gracias a factores como el ferrocarril; se hacen cálculos para conocer la producción per cápita de diversos productos que aumentaron durante el porfiriato y de esta forma se fundamenta el hecho de que la producción principalmente de alimentos creció (específicamente cultivos como el maíz, frijol, chile, etc) y mas que nada pudo satisfacer al crecimiento de la población entre 1880 y 1910, la lectura principalmente es una crítica y un análisis a las estadísticas presentadas. Se presenta en las estadísticas que existió un aumento de productos que iban orientados a la exportación e industria, también se expone como la poca disposición de información puede darnos un panorama muy distinto a la realidad durante esta etapa y aún más en las anteriores, la heterogeneidad de las cifras puede ser un buen ejemplo.

    Como bien sabemos el porfiriato fue una época clave en la producción agrícola para apoyar a la industrialización del país, es bien expuesto cómo la deficiencia de información hace que en ocasiones se infieran situaciones contrarias a lo que la historia nos marca; los cultivos para la alimentación de la población fueron muy importantes porque fueron la base de los mexicanos. En los gobiernos (a pesar del auge que se le dio a la producción agrícola durante la Revolución) se manejó poca continuidad al fomento de la agricultura para que siguiera floreciendo y siguiera produciendo aunque sea lo mínimo para ser autosuficientes en cuestión de alimentos, aunque la poca información hoy en día ya no es un problema tan grave (en cuanto a su obtención), se maquillan demasiado las cifras para favorecer a unos cuantos.

  19. Vera Rodriguez Jonathan N. dijo:

    En esta importante investigacion de COATSWORTH nos demuestra los errores en los datos estadisticos y la mala perspectiva con la cual se habia hecho el analisis de este periodo del porfirianto, asiendo un anilisis critico de la publicacion de 1956 de Bustos, dando una nueva y mas importnate interpretacion de los datos en cuanto a que no hubo una hambruna en este periodo como lo arrojaban los datos obtenidos por Bustos, y contrasta sus datos obtenido ´por el y demuestra que la produccion de los alimentos no decallo como se creia si no de manera casi contraria en cuanto algunos alimetnos demostraron estabilidad y otros crecimientos como el pulque.
    En mi opinion la producción de alimentos básicos, como el maíz, frijol, chile, papa mostraron un crecimiento importante durante la epoca de Porfirio Diaz quiza de esta manera se rompen ciertos mitos y nos hace pensar qu no solo un crecimiento en la produccion de alimentos si no tambien quiza un crecimiento economico un tnato sstnible no haga poner en duda nuestro actual sistema y nos hace pensar quiza en regresar a un sistema mas autoritatio ?

  20. Alma Daniela Martínez Aguilar dijo:

    Coatsworth hace un análisis de la producción de los principales productos alimenticios durante la época del Porfiriato, la cual ha sido entendida como una producción totalmente exagerada, y lo que hace el autor en éste capítulo, es desmentir las enormes cantidades planteadas por las “Estadísticas” que bien explica, fueron tomadas de los informes de la Secretaria de Hacienda.
    El Autor concluye con la demostración de que la producción de alimentos durante el Porfiriato, creció un poco menos que a la par de la población, por lo que fue una producción relativamente estable, y no como lo afirman los datos arrojados por los datos proporcionados por Busto.

    En mi opinión, es sorprendente la falta de ética y profesionalidad que había desde aquel entonces; me tomó muy por sorpresa la parte en la que el autor menciona que Busto, al no contar con los datos que se le pidieron, simplemente los invento! y ni siquiera datos creíbles, sino totalmente exagerados de la realidad!
    Me parece muy interesante que Coatsworth se inmiscuyera en el fondo de los datos que proporcionan las “estadísticas” y que saque a la luz la verdadera situación de producción en la que se encontraba el país en esa época; me parece sumamente decepcionante para los historiadores que hicieron investigaciones basándose totalmente en esos datos y creo que es de suma importancia, como economistas saber la verdadera situación de la producción de los principales productos alimenticios de la sociedad mexicana durante el Porfiriato, ya que ésta época, ha sido fuertemente juzgada y para mi, es importante saber, qué pasó en realidad.

  21. Edgar Domínguez dijo:

    En 1956 publican “Estadísticas económicas del Porfiriato”, donde presentan una caída en la producción per cápita de productos básicos y a su vez un aumento en la producción del cultivo enfocado a la exportación durante el año 1877. Coastworth sugiere que las cifras dadas por Emiliano Busto fueron inventadas ya que no tenía la información. El autor investiga y obtiene nuevas estadísticas gracias a las cuales concluye que contrario a lo dicho por Busto, hubo estabilidad y el crecimiento en la producción fue a la par del crecimiento de la población. Nos muestra que en éste periodo los terratenientes se dedicaron a la producción de alimentos básicos por otros que eran más comerciales, con esto nos dice que la población no comió mejor, pero no comió menos.
    Coastworth intenta resaltar los logros en el porfiriato, ya que como bien sabemos fue una época que tuvo gran crecimiento económico, y contrario a los datos que proporcionó Busto, cuando la gente comenzó a morir de hambre fue durante la Revolución Mexicana, más no durante la dictadura. Desafortunadamente los datos que nos dan son al tanteo así que los datos del autor tampoco son exactos aunque más aproximados, y esto se debe a que una vez más los funcionarios públicos demuestran su ineficiencia al no tener cifras exactas de algo que resulta tan importante para el desarrollo mercantil de nuestro país.

  22. Ocampo Alvarado Raymundo dijo:

    La lectura es acerca de cómo en el Porfiriato, la producción Percápita disminuyo, principalmente del maíz y de los alimentos tradicionalmente consumidos por los habitantes de México. Coatsworth pone en tela de juicio los volúmenes de la Historia Moderna de México publicados en 1956, argumentando que los estadísticos encontrados en estos fueron inventados por Emiliano Busto, los datos referentes a la producción de alimentos de 1887. Ya que las cantidades son excesivas, si bien se hace una critica que no se avanzo mucho en esta materia de vital importancia, ya que al bajar la producción de estos alimentos, baja la calidad de vida de las personas, no tuvo tampoco una baja en el consumo, sino se mantuvo a lo largo del Porfiriato.
    La explicación que concuerda con esta baja, es que podría ser que los hacendados se dedicaron a la producción de otros bienes, los cuales en el mercado tenían un mayor valor y que también podrían exportar. Lo mas recalcable de esta lectura es que se manipularon las cifras, con lo cual no se podrían haber hecho políticas que favorecieran este acontecimiento.

  23. Coatsworth, John
    La producción de alimentos durante el Porfiriato
    El autor analiza las cifras de producción durante el Porfiriato, las compara entre las que se producían antes del Porfiriato y después. Hubo un cambio de cultivo ya que se empezó a cultivar algodón, henequén y caña de azúcar para aumentar el mercado.
    Se empiezan a analizar las series de 1877 al Porfiriato, se ve claramente que hay una disminución en la producción de productos como el maíz, frijol y chile. Pero si se empiezan a analizar las series desde 1878 se ve que poco a poco aumenta la producción de estos productos ya que estos datos muestran que en el Porfiriato la producción de alimentos tendió a crecer más lentamente que la población en los primeros quince años y después crece aceleradamente.
    Dado las nuevas cifras que se ha proporcionado se puede fácilmente rechazar la idea que plantea que la agricultura orientada a la industria y a la exportación originó un descenso del consumo alimenticio durante el Porfiriato, debido a que la caída en la producción en alimentos como el maíz, frijol y chile se dieron en la primera mitad del Porfiriato. Es decir, antes que se diera el impulso a los productos industriales y de exportación. También se puede afirmar que la producción agrícola en el Porfiriato fue satisfactoria y mas si nos referíamos a la producción en la segunda mitad. Por lo que se puede concluir que si bien los mexicanos no comían mejor en 1907 no podemos afirmar que no comían menos que en 1877.

  24. Lesly Jamileth Rodríguez Muñoz dijo:

    La producción de alimentos durante el Porfiriato es un tema controversia para Coatsworth debido a que analiza los datos emitidos en el libro “Estadísticas” del Colegio de México donde se marca una caída en la producción agrícola a partir del periodo de 1877 pese a que en 1892 la producción de estos se vio incrementada no logro alcanzar el nivel de 1872 hasta el año de 1907 donde llega el estudio. Coatsworth contradice este hecho y formula que si bien es cierto que la producción agrícola para el consumo interno mostró un descenso se debió principalmente al cambio en el cultivo y su destino ya que los agricultores decidieron sustituir el cultivo interno principalmente maíz , frijol, cebada y pulque por otros cultivos de exportación como el trigo, arroz y algodón. El autor rechaza la tesis de que la población se encontraba al borde del hambre y por ello aconteció la revolución lo cual lo demuestra calculando la tasa de crecimiento de algunos granos con lo que logra demostrar que estos no tienen una caída pronunciada sino que más bien presentan un estancamiento e incluso si llegarán a tener una ligera caída no podrían propiciar hambrunas en el territorio mexicano y llega a la conclusión de que la caída de la producción agrícola no fue la causa fundamental del levantamiento armado como se afirma en el libro analizado. En lo personal los argumentos de Coatsworth me parecen de suma importancia ya que las condiciones históricas del levantamiento armado si bien es cierto se debió en una proporción a la hambruna se vieron vinculados otros factores con mayor contrate en la formación de la sociedad para que este concluyera así.

  25. Maria Teresa Santos ramón dijo:

    Coatsworth en su ensayo descarta la hipótesis de que la producción de alimentos declinó durante el porfiriato argumentando que dicha suposición se basa en datos incorrectos y propone una nueva interpretación de los datos. Menciona como la producción está sobre estimada para el año de 1877 y si no se consideraran éstos, la producción del porfiriato tuvo un crecimiento sostenido, mayor al crecimiento demográfico; los datos utilizados provienen de 112 informes enviados por funcionarios de todo el país a la Secretaría de Hacienda para el año fiscal 1877 a 1878, donde al encontrarse la información incompleta, Emiliano Busto encargado de compilarlos, la inventó.
    Coatsworth recalcula éstos datos basándose en los informes entregados y no en la compilación utilizando índices de precios para algunos productos de consumo básico y concluye que “…La producción de alimentos para consumo interno aumento a un promedio anual de 1.8 %, o sea 0.4% percápita aproximadamente” (p.p. 175), algunos productos si bajaron su producción pero lo más probable es que hayan sido sustituidos por otros. De 1907 a 1910 hubo pérdidas de cosechas por sequías y aunque la producción descendió, contrario a lo que se piensa la población o estaba desesperada por el hambre.
    En mi opinión este es un caso claro donde la fuente e interpretación de los datos son clave para emitir un juicio y como economistas debemos estar atentos a este tipo de situaciones. En cuanto a la producción de alimentos, efectivamente me parece más lógico lo que propone Coatsworth porque como analiza Simon Miller en “Junkers” mexicanos y haciendas capitalistas, 1810-1910; la Hacienda vivió un auge productivo, lo que debió haber derivado en un mayor beneficio aunque desigual para hacendado y trabajador pero existió.

  26. Aliphat Rodriguez Rodrigo dijo:

    En este capítulo se hace un análisis de los datos emitidos en el libro “Estadísticas” del Colegio de México, en el cual se dice que la producción de alimentos tuvo una marcada caída, a partir del periodo de 1877, y aunque a partir de 1892, la producción agrícola se vio incrementada nunca alcanzo los niveles de 1872, al menos hasta 1907 año hasta donde llega su estudio. Coatsworth, advierte que las cifras emitidas son erróneas, debido a que el libro no dice las fuentes de donde provienen los datos emitidos, y ´por lo tanto Coatsworth advierte que son inventado Si bien es cierto que la producción agrícola para el consumo interno descendió, esto fue debido a que los agricultores prefirieron cultivar otro tipo de granos. En el libro Estadísticas, se dice que la población se encontraba al borde del hambre, y que esa fue una causa de la revolución. Sin embargo, Coatsworth, trata de calcular la tasa de crecimiento de algunos granos, y logra demostrar que estos granos no tienen una caída tan pronunciada y que más bien se mantienen estancados, con lo cual demuestra que si bien es cierto la producción de granos para el consumo interno tuvo se mantuvo estancada, e incluso tuvo una ligera ciada, esto no pudo propiciar hambrunas, en el territorio mexicano, y que por lo tanto la caída en la producción agrícola, no fue una causa fundamental del levantamiento armado.
    Dentro de esta lectura nos damos cuenta que los niveles de la agricultura en México tuvieron un descenso, que únicamente pudo ser contrarrestada durante el Porfiriato, y me parce que la lectura trata de demostrar que el período del Porfiriato, tuvo muchas cosas buenas, entre ellas darle estabilidad al país, y prueba de ello es el repunte de la producción agrícola en México.

  27. Cacheux Melendez José Antonio dijo:

    En la lectura de Coatsworth “La producción de alimentos durante el Porfiriato”, nos habla de lo importante que fue el periodo del Porfiriato en la historia de México, ya que en esta época se hicieron diversas modificaciones a la infraestructura del país, y se experimento una relación vía comercio exteriores con todo el mundo, lo que genero de manera importante un crecimiento de la economía mexicana. Al principio de la lectura nos habla de que las estadísticas que están en los volúmenes de la historia mexicana, referente a los alimentos están modificados, y no tienen congruencia alguna, para el autor, si no se toman en consideración los datos que datan del año de 1887 podemos observar que en materia de productos alimenticios, el país si pudo llegar a un crecimiento sostenido de cada artículo, como el maíz el chile, papa, frijol, con lo cual llega a la conclusión de que el sector agropecuario no fue menos importante que el sector industrial y externo, y que estos sectores no terminaron por afectar de maneras importante al sector agropecuario.
    Como sabemos muchos autores critican la época del Porfiriato, ya que por una parte solo se vieron beneficiados los sectores privados, y por lo largo que fue este periodo, sin embargo con estudios más profundos podemos ver que aunque este periodo en términos electorales está muy afectado, en términos de desarrollo y crecimiento económico, se experimento un gran crecimiento, así como la industria y el comercio exterior se vieron mejorados pro la política porfirista, la agricultura no quedo rezagada de esta tendencia de crecimiento.

  28. El autor analiza las cifras de producción durante el Porfiriato, las compara entre las que se producían antes del Porfiriato y después. Hubo un cambio de cultivo ya que se empezó a cultivar algodón, henequén y caña de azúcar para aumentar el mercado.
    Se empiezan a analizar las series de 1877 al Porfiriato, se ve claramente que hay una disminución en la producción de productos como el maíz, frijol y chile. Pero si se empiezan a analizar las series desde 1878 se ve que poco a poco aumenta la producción de estos productos ya que estos datos muestran que en el Porfiriato la producción de alimentos tendió a crecer más lentamente que la población en los primeros quince años y después crece aceleradamente.
    Dado las nuevas cifras que se ha proporcionado se puede fácilmente rechazar la idea que plantea que la agricultura orientada a la industria y a la exportación originó un descenso del consumo alimenticio durante el Porfiriato, debido a que la caída en la producción en alimentos como el maíz, frijol y chile se dieron en la primera mitad del Porfiriato. Es decir, antes que se diera el impulso a los productos industriales y de exportación. También se puede afirmar que la producción agrícola en el Porfiriato fue satisfactoria y mas si nos referíamos a la producción en la segunda mitad. Por lo que se puede concluir que si bien los mexicanos no comían mejor en 1907 no podemos afirmar que no comían menos que en 1877.

  29. Sanchez Loza Armando dijo:

    Desde su publicación en 1956, Historia Moderna de México y de Estadísticas económicas del Porfiriato han servido de base para un gran número de investigaciones acerca de las actividades económicas de nuestro país, teniendo un papel fundamental los datos sobre la producción de alimentos. Estos mostraban un claro descenso de la producción agrícola para el consumo interno en el periodo de 1877 a 1892 después del cual se registraba una ligera recuperación hasta poco antes del inicio de la revolución. Sin embargo en esta lectura se muestra que dichos datos son inexactos al basarse en buena medida en estimaciones erróneas. Ante esta situación el autor se da a la tarea de realizar nuevas estimaciones, principalmente sobre la producción de maíz durante este periodo a partir de las cuales llega a la conclusión que de hecho la producción de alimentos creció prácticamente al mismo ritmo que la población durante la mayor parte del porfiriato.
    Me parece que en esta lectura se puede observar como la falta de datos confiables se presenta como uno de los principales obstáculos que la historia económica debe sortear con el fin de poder explicar con la mayor precisión posible la evolución de la economía de nuestro país.

  30. Jair Rodrigo Muñoz Soto dijo:

    “Los orígenes del atraso. Nueve ensayos de historia económica de México en los siglos XVIII y XIX”
    El autor (Coatsworth) analiza básicamente la situación de producción alimenticia en el período de Porfirio Díaz – el Porfiriato – basándose en el libro “Estadísticas Económicas del Porfiriato” mismo que según el autor no tiene datos completamente fidedignos.
    En otro orden de ideas, productos alimenticios básicos como el trigo, el frijol y el maíz, entre otros, disminuyeron su producción por diversos motivos (posibles sequías, cambios en patrones alimenticios de la población, etc.) Sin embargo, el ritmo de crecimiento sostenido de la producción de otros alimentos con respecto al crecimiento de la población fue proporcional en el período de 1877 a 1910. Cabe destacar que en la primera mitad del período aunque el crecimiento de productos alimenticios fue lento respecto al de la población; el segundo lapso arrojó un crecimiento promedio de 1.8% generando así un crecimiento paralelo.
    Opinión: Los datos estadísticos históricos que nos presenta Coatsworth aunque no cien por cien fiables son significativos al menos para observar el comportamiento de la economía agrícola mexicana de nuestro período de estudio (1877 – 1910). Aunque no podamos saber el exacto comportamiento de las variables que utilizaron tanto Coatsworth como Emiliano Busto – quién diseño el libro anteriormente citado – si podemos conocer un contexto general que nos ayude a comprender la realidad que se vivía en esa época en México.

  31. COTO TUR ALDRIN LUIS dijo:

    Los datos arrojados por una importante publicación revelan que la producción de alimentos durante la época porfiriana declino en contraste con un aumento de la producción de cultivos industriales y de exportación. El maíz declino un 50% de la producción per cápita. Los terratenientes les interesaba producir productos comerciales dejando de lado la producción tradicional de alimentos. El autor encuentra esta suposición errónea y trata de buscar evidencia empírica que demuestre lo contrario. Los datos obtenidos por la publicación de Colegio de México no son del todo correctos, estas están basadas en una serie estadística publicada por Emiliano Bustos basadas en 112 informes las cuales no consideran la producción total del país, el autor argumenta que cuando no poseía información para completar la serie Bustos simplemente la inventaba. Una nueva serie estadística corregida por el autor, indica que la producción de alimentos tenia una tendencia suave hacia el crecimiento. Esto quiere decir que la producción alimentos corrió pareja con la población, aunque con poca diferencia. Por un lado al final del periodo de Porfirio la producción de alimentos comenzó a declinar, esto se debe a la perdida de cosecha debido principalmente por sequias. Al haber poca producción de alimentos las fuerzas del mercado empujaron hacia al alza los precios de los alimentos. En general la producción de alimentos en el Porfiriato fue bastante satisfactoria. Si bien los mexicanos en 1907 no comían mejor que en 1877, pero ciertamente no comían menos.

    La actualización y corrección de las series estadísticas es importante, el origen de la publicación no garantiza fue veracidad. La idea generalizadas de una hambruna en la víspera de la Revolución sigue siendo aceptada, pero no con la importancia que antes tenia, como dice el autor, los motivos que empujaron a la población además de la hambruna provocada por la mala cosecha, mas políticos y económicos. El sector exportador se consolido pero solamente con ciertas mercancías, dejando de lado la soberanía alimentaria. Quizá para evitar que los precios de los productos alimenticios subiera drásticamente, las autoridades comerciales debieron aumentar el porcentaje de importación para garantizar el abasto de alimentos. Es una sola suposición, las condiciones sociales y económicas de la época tal vez limitaron las acciones.

  32. Elena Hernández Vázquez dijo:

    En la lectura Coatsworth expone lo que una revisión a las fuentes en las que se basan los cálculos del segundo volumen de una serie titulada Estadísticas económicas del Porfiriato. Así, lo que intenta el autor es echar por tierra lo que dichos datos, cuya aceptación es considerable, proponen: un marcado descenso en la producción per cápita de alimentos durante la época porfiriana, frente a un contrastante aumento de cultivos industriales y de exportación. Así también se interpretaron estos datos como una transición por parte de los terratenientes desde los cultivos elementales hacia los mas comerciales, situación que el régimen de Díaz manejó con severidad.

    Coatsworth habla de que personalmente buscó las fuentes de Estadísticas y encontró que están en un apéndice de tres tomos de Memorias de la Secretaría de Hacienda, compilados por Emiliano Busto, en concreto, información sobre la producción de 1877 a 1878. Para expedir estas cifras Busto dispuso de información de campo, enviada por parte de funcionarios y colaboradores de sólo una tercera parte del grueso de datos que presentó, de modo que Coatsworth lo acusa de haber inventado los demás datos.

    El autor parte de 112 informes con datos más confiables, a partir de los cuales Busto hizo su invención, para recalcular la producción nacional tomando en cuenta el porcentaje de productores de maíz en abarcado en estos datos.
    Con el nuevo cálculo Coatsworth llega a una cifra de alimentos y bebidas producidos antes del porfiriato 48.5% menor a la estimación de Busto, de manera que la comparación del periodo porfirista con su el previo no es abrupta ni negativa en varios casos.
    El historiador reconoce que existió un descenso de la producción de 1907 a 1910 debido a un fuerte sequía, y aunque lo considera un factor para el estallido de la Revolución deja claro que la población no sufrió una hambruna de aquellas.

    Aunque la producción de algunos alimentos básicos como el maíz, el frijol y la cebada descendió a finales del siglo XIX esto se explica por el aumento de otros alimentos en 34%, por lo que el historiador acredita la hipótesis de un cambio en la dieta nacional.
    Concluyentemente el autor señala que el aumento de la producción agraria para exportación y orientado a la industria, no derivó en el descenso de la producción de alimentos durante el porfiriato como se creía. Incluso el crecimiento de éste periodo fue mayor a la tasa de crecimiento de la población.

  33. Lesly Jamileth Rodriguez Muñoz dijo:

    La producción de alimentos durante el Porfiriato es un tema controversia para Coatsworth debido a que analiza los datos emitidos en el libro “Estadísticas” del Colegio de México donde se marca una caída en la producción agrícola a partir del periodo de 1877 pese a que en 1892 la producción de estos se vio incrementada no logro alcanzar el nivel de 1872 hasta el año de 1907 donde llega el estudio. Coatsworth contradice este hecho y formula que si bien es cierto que la producción agrícola para el consumo interno mostró un descenso se debió principalmente al cambio en el cultivo y su destino ya que los agricultores decidieron sustituir el cultivo interno principalmente maíz , frijol, cebada y pulque por otros cultivos de exportación como el trigo, arroz y algodón. El autor rechaza la tesis de que la población se encontraba al borde del hambre y por ello aconteció la revolución lo cual lo demuestra calculando la tasa de crecimiento de algunos granos con lo que logra demostrar que estos no tienen una caída pronunciada sino que más bien presentan un estancamiento e incluso si llegarán a tener una ligera caída no podrían propiciar hambrunas en el territorio mexicano y llega a la conclusión de que la caída de la producción agrícola no fue la causa fundamental del levantamiento armado como se afirma en el libro analizado. En lo personal los argumentos de Coatsworth me parecen de suma importancia ya que las condiciones históricas del levantamiento armado si bien es cierto se debió en una proporción a la hambruna se vieron vinculados otros factores con mayor contrate en la formación de la sociedad para que este concluyera así.

  34. Jaramillo Arenas Martín dijo:

    Coatsworth revisa las bases estadísticas de investigaciones anteriores y denuncia la falta de veracidad de las fuentes que, por tanto, implica conclusiones incorrectas. La nueva investigación a la que da pie el autor, con estadísticos corregidos, lo lleva a conclusiones muy distintas. Una de ellas que indica no un declive de la producción de alimentos si no por el contrario un crecimiento exponencial ante el crecimiento de la población. Aunque también cabe destacar que sí hubo algunos productos, como el maíz, cuya producción disminuyó a finales del régimen porfirista a causa de fenómenos naturales. Por otro lado el aumento de la producción no implicaba un aumento necesariamente del consumo, ello se explica a partir de la redistribución del ingreso en el Porfiriato que generó una mayor concentración de este y por consecuencia una caída en el consumo de productos básicos por parte de los estratos más pobres. El autor muestra las condiciones, en lo que respecta a alimentos, que prevalecían en el periodo del Porfiriato, con un descenso en la producción de alimentos básicos como el maíz y el frijol que provocaría una elevación en los precios y una inconformidad por parte de la población. Además, considero importante el impacto que generaría la sustitución de algunos cultivos en los hábitos alimenticios.

  35. Monroy Gómez Franco Luis Angel dijo:

    El artículo de Coatsworth tiene como objetivo desmentir la idea de que durante el Porfiriato ocurrió un descenso en la producción de alimentos destinados al consumo interno, puesto que fueron sustituidos por productos cuya venta en el exterior resultaba mucho. Para desmentir esta idea Coatsworth realiza una revisión de los datos y detecta que el dato inicial de la serie con que se compara al Porfiriato está sobreestimado. Tras realizar una serie de ajustes, Coatsworth puede demostrar que en realidad lo que ocurrió durante el Porfiriato fue todo lo contrario, la producción de los cultivos de consumo interno aumentó hasta 1907. Esto implica que las interpretaciones de las causas de la revolución que describen a la población mexicana como una población que había sufrido décadas de hambruna no es correcta, o al menos esa situación no ocurrió a partir del Porfiriato sino que datada desde antes.

    Este texto de Coatsworth es útil desde dos perspectivas. Desde una de ellas permite establecer que la revisión de las estadísticas para asegurar su confiabilidad es una pieza clave en el trabajo de un historiador económico, puesto que permite ajustar a la realidad las interpretaciones causales que se elaboran. No hacer esto implica generar interpretaciones falsas y de poca utilidad para el conocimiento humano. Por otro lado también permite desmentir la visión común del Porfiriato como una época en que la situación de la población en términos de alimentación se vio sumamente depauperada. Si bien el problema existía, éste databa de mucho más atrás que del Porfiriato y no puede ser achacado exclusivamente al gobierno de esta época.

  36. Nava Llamas Gabriel dijo:

    La producción de alimentos durante el pofiriato

    John Coatsworth

    Durante el periodo del Porfirio Díaz normalmente se tiene la idea de que la producción de alimentos fue prospera, afirmación que el autor mediante su investigación se encarga de desmentir debido a un funcionamiento institucional que permitiera hacer cálculos preciso, mas no ser inventados como es el caso de datos dentro de la estadísticas manejadas para ese periodo; se manifestó en un principio un crecimiento de la producción, mismo que seria seguido de una disminución hasta en un 50% en el maíz, que es un alimento básico de la población mexicana, cambiándose la agricultura por la industria, misma que ofrecía para lo trabajadores mayores beneficios al ser exportados.

    Una investigación de este tipo nos permite observar el comportamiento de la agricultura y la industria, a lo largo de los años, logrando entender el punto donde se dejo de prestar la debida importancia en la alimentación y las garantías que el gobierno junto con las instituciones deben asegurar, con un mejor funcionamiento de programas, rubros que parecen olvidados, deberían de retomar la debida importancia para el país. Si bien no creció la producción durante este periodo, tampoco podemos asegurar su caída, la conclusión se inclina mas por cierta estabilidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s